La erupción del volcán Monte Ontake, el segundo volcán más alto de Japón, causó la muerte de al menos 30 personas. Las autoridades niponas continúan la búsqueda de otros 45 senderistas desaparecidos, y han logrado evacuar a más de 200 personas en helicóptero del monte, ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Nagoya.

Según los primeros informes de este domingo, los escaladores fueron encontrados en paro cardíaco y respiratorio, que es la forma tradicional de las autoridades japonesas para describir un cadáver que no ha sido aún examinado por un médico.

"Nosotros tenemos la confirmación de que 31 personas fueron encontradas en estado de paro cardíaco cerca de la cima", declaró a la agencia AFP un portavoz de la policía de la prefectura de Nagano.

El volcán Ontake, de 3.067 metros de altura y situado entre las prefecturas de Nagano y Gifu, se despertó bruscamente el sábado al mediodía, proyectando espesas nubes de humo, cenizas y piedras.

Después de que el volcán entrara en erupción, cientos de personas quedaron varadas en el monte Ontake, un lugar popular para las caminatas. "Hubo un estruendo y el humo oscureció el cielo", explicó a la agencia Kyodo Shuichi Mukai, responsable de un albergue de montaña cerca de la cumbre.