Centenares de privados y privadas de libertad de los 8 centros penitenciarios de Nicaragua, protagonizaron la XVIII edición de los Juegos Interdisciplinarios 2014, que organiza la Dirección del Sistema Penitenciario Nacional, para estimular el deporte y la recreación sana entre los reclusos.

Estos juegos se caracterizan por el acompañamiento de las autoridades del Sistema Penitenciario y por familiares de los reclusos, quienes disfrutan de una jornada completa de deporte, música y cultura.

En total son 16 disciplinas deportivas, entre las que destacan Beisbol, Futbol, Baloncesto, Voleibol, Hándbol, Ajedrez y Boxeo, en las que participan los internos organizados en equipos y categorías femeninas y masculinas.

El Prefecto Julio Orozco, Director del Sistema Penitenciario Nacional, destacó que las autoridades del SPN y del Ministerio de Gobernación, brindan el apoyo necesario para la realización de los juegos que este año se desarrollaron en la Cárcel Modelo de Tipitapa.

Orozco indicó que con el pasar de los años se ha ido incrementando la participación de los internos en la jornada deportiva.

“Esta es una cifra que antes no se había dado. Tenemos 637 privados de libertad entre mujeres y varones participando en esta actividad. Con ello se demuestra que se ha incrementado la actividad deportiva y cultural entre todos los privados de libertad”, explicó.

Destacó que este año participa una delegación de reclusos del sistema penitenciario de Bluefields, que cuenta con 37 integrantes, además de un grupo de jóvenes que asistió para animar a sus jugadores.

El prefecto Orozco explicó que para seleccionar a los participantes se hacen eliminatorias internas entre los internos de los diferentes sistemas.

“Aquí se miden las capacidades que tienen para desempeñar ese deporte y sobre todo la disciplina y la integración que ellos tengan de buena voluntad para integrarse a las actividades sociales”, comentó.

Afirmó que los juegos interdisciplinarios de este tipo son los únicos que se realizan en la región centroamericana, siendo un logro alcanzado por la comunicación y la relación humana fortalecida entre los funcionarios del sistema penitenciario de Nicaragua y los privados de libertad.

“Aquí nosotros nos mantenemos en constante comunicación con familiares y privados de libertad, hacemos conversatorios, entrevistas, hay un acercamiento en las actividades. En esto siempre nos ha acompañado la iglesia católica, estamos ahí con ellos, ese es el éxito que hemos tenido”, expresó Orozco.

La inauguración de los juegos fue antecedida por un colorido desfile de bandas rítmicas que acompañaron a los diferentes equipos provenientes de las cárceles de todo el país.

Posteriormente, Monseñor Luis Amado Peña, vicario de cárceles, dijo que los juegos interdisciplinarios entre internos del sistema penitenciario solamente se hacen en Nicaragua.

Peña comentó que otros países miran en Nicaragua un modelo en cuanto a la humanización de su sistema penitenciario.

“Nos admiran, pero no nos quieren imitar, porque esto se prepara con una evangelización. Para llegar a esto estuvimos 6 años predicando la palabra de Dios en todos los sistemas penitenciarios, y eso gracias a ellos que dejaron entrar esta palabra”, comentó.

“Aquí nos sentimos la libertad, no hay sentido de cárcel ni de nada, eso es gracias al Señor primero y después gracias a nuestro sistema y a nuestro gobierno. Estas personas la mayoría de ellos tienen sus títulos gracias a Dios y cuando salimos afuera nos admiran porque estas personas llegan con dos o tres títulos universitarios y también tienen muchos años de trabajar aquí”, refirió Peña.

Valoró que los internos de los sistemas penitenciarios de Nicaragua regresan a sus casas y a la sociedad con valores cristianos, sociales y sobre todo con amor a la humanidad.

La Ministra de Gobernación, Isabel Morales, dio gracias a Dios porque ha sido a través de él que la convivencia ha sido posible. “El ha tocado los corazones de todos”, afirmó.

Asimismo, destacó que en el Sistema Penitenciario Nacional es una política aplicar los valores humanistas y cristianos.

“Con esos valores fue que nació el sistema penitenciario hace 35 años gracias a ello es posible que estemos celebrando todos estos años de estos juegos interdisciplinarios que se hacen con los privados de libertad. Esto es una alegría para el gobierno, para el pueblo nicaragüense, ver como se está trabajando con los privados de libertad en su esparcimiento, en su educación en su integración a la sociedad”, comentó.

“Tenemos una obligación de formar un nuevo hombre y eso lo hacemos con el apoyo de la iglesia católica, de la iglesia evangélica, de nuestros funcionarios que son los reeducadores, los jefes, los sicólogos que están apoyando este trabajo maravilloso”, agregó Morales.

Disciplina y entrenamiento es la clave

Los XVIII juegos interdisciplinarios que protagonizaron internos de todos los sistemas penitenciarios del país fueron el momento perfecto para fortalecer la unidad de muchas familias que llegaron a acompañar a sus reos.

Para los jóvenes, mujeres y hombres, la experiencia de participar en los juegos es única y para lograrlo han demostrado disciplina y entrenamiento.

Nelson Zeledón, interno del penitenciario en Juigalpa, dijo que aprovecharía el día para jugar y abrazar a su familia que llegó a acompañarle.

“Este es un día que tenemos que aprovecharlo al máximo, es una vez al año que venimos y nos sentimos bien, nos sentimos que de verdad valemos y vamos a dar todo lo mejor de nosotros por nuestra familia. Nos hemos preparado con mucho entrenamiento y mucha disciplina para llegar a este momento”, afirmó.

Walkiria Granados, procedente de Granada, dijo que llegó con sus 10 compañeras a participar en la disciplina de Voleibol. “Estamos aquí para ganar, este lugar lo ganamos con disciplina y buen comportamiento además de mucho entrenamiento, nosotros llevamos 4 años participando”, comentó.

María Prado, de Chinandega, llevaba en sus manos un trofeo que el equipo ganó el año pasado. “Este trofeo es de nosotros y no lo vamos a dejar, lo ganamos el año pasado. Hemos venido dos veces a participar, nos preparamos muy bien y para venir nos ganamos este lugar con mucho comportamiento y disciplina”, aseguró.

Religiosas apoyando a su equipo

Un par de religiosas del Patronato de la Cárcel de León, acompañó a su equipo de internos para verles ganar en los juegos.

“Ellos tenían muchísima ilusión por venir aquí a competir, nosotros estamos compartiendo con ellos su alegría porque esto los estimula a ser mejores dentro del lugar donde están. Me parece maravilloso que esta competencia ayude a levantarles el ánimo porque ellos en realidad siempre están buscando la forma de expresar sus sentimientos. A pesar que están muy juntos y hay muchos se sienten solos”, comentó la Hermana Ana.

“Esta es una experiencia buenísima, yo apoyaría para que cada mes hubiera un encuentro deportivo para que ellos pudieran salir y conocer a otros compañeros y ver que hay mucha gente que lucha por ser mejor. Eso sería buenísimo”, dijo notablemente entusiasmada.