Con el objetivo de fortalecer las políticas del Gobierno para prevenir la violencia en los hogares nicaragüenses, se realizó este jueves el taller nacional de capacitación sobre las Consejerías Familiares.

El taller se efectuó con la participación de más de 400 consejeras pertenecientes a las 153 delegaciones de consejerías que tiene el Ministerio de la Familia (MIFAMILIA) en todos los municipios del país.

La titular de MIFAMILIA, Marcia Ramírez, explicó que la idea es dar a conocer el enfoque de este Modelo de Persona, Familia y Comunidad en cuanto a la búsqueda de una vida en armonía para todos.

Ramírez afirmó que para ello la prioridad es lograr el rescate y fortalecimiento de los valores, siempre dándole el acompañamiento requerido a las familias que lo necesitan.

“Vamos a estar previniendo la violencia desde ese trabajo con las personas, las familias y las comunidades para que aprendamos a relacionarnos mejor”, dijo la Ministra.

Las Consejerías además de una delegación institucional tienen un dispositivo móvil, que se encarga de ir cada a casa orientando a la población todo lo relacionado a la convivencia, así como también el protocolo a seguir en el caso de que exista violencia intrafamiliar que amerite un proceso penal.

“Nosotros lo que estamos es queriendo trabajar integralmente”, afirmó Ramírez.

“Vamos todos aportando a esta cruzada nacional por el fortalecimiento de la familia para evitar y prevenir y no tener que lamentar hechos de violencia que dejan tanto daño”, señaló.

Casos podrán ser judicializados

La Jefa de la Comisaría de la Mujer, comisionada mayor Erlinda Castillo, explicó que cada caso deberá ser abordado profesionalmente y judicializado de acuerdo a la voluntad de las víctimas.

“Si vez que es un delito tenés que empezar un proceso de judicialización, todo lo que es la investigación que la Policía Nacional realiza. Y si no, si ves que es una falta, un acto que no requiere una investigación entonces se le va a preguntar a la víctima si requiere de la consejería”, expresó Castillo.

“Tanto Comisaría como la Consejería institucional vamos a estar abiertos y vamos a estar trabajando de la mano, de manera muy armoniosa con el Ministerio de la Familia para detectar en qué momento puede el caso procesarse y mandarse a los tribunales correspondientes”, añadió.

La Jefa de las Comisarías explicó, sin embargo, que lo que se busca es el bienestar de las parejas y de la comunidad, lo cual requiere reconstruir la parte emocional de la familia.

Por su parte el magistrado de la Corte Suprema de Justica, Rafael Solís, dijo que las Consejerías efectivamente prestarán un servicio integral a la comunidad.

Señaló que este modelo también será de gran ayuda al sistema judicial al facilitar un proceso que podría resolver casos que por lo general son llevados a la vía penal.

“Yo creo que con este esfuerzo nacional se van a lograr solucionar también una gran cantidad de casos (delitos o faltas leves) sin necesidad que la persona vaya presa”, expresó.

Nicaragua cuenta con la Ley 779 y su reglamento. Dicha ley vela todos los procesos que garantizan el derecho de las mujeres a vivir sin violencia.