Después de toda la controversia que ha desatado el Bendgate del iPhone 6 Plus, Apple abrió una vacante para un puesto que, sin duda, busca encontrar una solución para este problema. La compañía espera reclutar a un ingeniero para su equipo de diseño de producto y análisis estructural con la esperanza de prevenir situaciones relacionadas con el iPhone 6 Plus que se dobla involuntariamente.

Para ser más específicos, Apple busca expertos en materia de análisis de fallos, metalografía o fractografía. El trabajo requiere prueba de materiales y determinar la resistencia de materiales y componentes primos y colaboración con el equipo de diseño de producto. En otras palabras, se trata de las personas que debieron asegurarse de que el iPhone 6 Plus no se doblara dentro de tu bolsillo.

Además, la compañía señala que el equipo deberá hacer pruebas de 4 puntos de inflexión, ensayos de tracción y análisis estándar y ciclos de presión de punto, entre otros.

No cabe duda de que la vacante delata que Apple no verificó correctamente ni corrió las pruebas pertinentes de resistencia en el iPhone 6 Plus.