Con candelas en mano, y una carroza alegórica sobre el bautizo del Señor Jesucristo, salieron en procesión cantando por las calles de Masaya la tarde de este sábado.

Durante el recorrido algunos fieles pidieron que se derramen los dones y las bendiciones del espíritu sobre Nicaragua, sobre Masaya y sobre la juventud.

María Latino, dijo sentirse feliz con la celebración de la venida del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés.

“El Espíritu Santo es el fuego, el soplo que nos dio el señor para que nos llenemos de el, de esa fuerza, de esa alegría”, indicó

Otras de las devotas, Auxiliadora Muñoz, comentó que la celebración de Pentecostés es muy bonita.

“Nosotros como jóvenes debemos participar en las cosas del Señor, ya que es un Dios muy alegre para nosotros porque celebramos el día de Pentecostés. Celebramos la unción del Espíritu Santo. Nosotros como jóvenes pedimos que nos saque de los vicios, para seguir adelante como jóvenes”.

La procesión fue organizada por el grupo de renovación carismática de la parroquia. Asistieron fieles de todas las comunidades religiosas de Masaya.

“La renovación carismática hoy esta en esta marcha dando testimonio del ruego del Espíritu Santo para que se derrame y que haya una Nicaragua nueva, hombres nuevos, jóvenes nuevos y se transforme la familia”, expresó un miembro de la comunidad.

Marlon Vega, uno de los jóvenes que participó en la procesión y vigilia, dijo que los estos le piden al Espíritu Santo, “fuerza nueva para  seguir evangelizando con nuevas técnicas, nuevas ideas, pero siempre con el mismo Evangelio del Señor”.

“El regalo más grande que nos da el Espíritu es una vida nueva en Jesús, donde todo se transforma; nuestras vidas de antes eran vidas de dolor, de sufrimiento o de soledad, ahora con el Señor sentimos los mismos problemas, la misma dificultad pero no estamos solos, esta el Espíritu de Dios con nosotros los jóvenes y podemos cambiar y transformar la vida de otros jóvenes también a través de nuestro testimonio”, explicó Vega.