El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó la mañana de este jueves la entrada del Equinoccio de Otoño, fenómeno que se extenderá con normalidad durante los meses de septiembre, octubre y noviembre.

El doctor José Antonio Milán, asesor y experto en temas ambientales del Ineter, indicó que esta estación es una de las más importantes por su influencia en el ser humano y la naturaleza.

“El equinoccio de otoño representa el punto donde la duración del día y de la noche se equilibran. Es el punto de equilibrio entre el día y la noche, es decir que el día y la noche tienen la misma duración”, dijo el experto.

Explicó que a partir del inicio del Equinoccio de Otoño (24 de septiembre), hasta terminar el Solsticio de Invierno, se viene produciendo una pérdida de la duración del día, y un aumento de la noche, es decir que “los días serán más cortos y las noches más largas”.

En este sentido, el doctor Milán expuso que al ser más cortas las noches, el ser humano percibe menos energía solar, y por ende el organismo produce en menor cantidad una sustancia llamada ‘melatonina’, la cual regula el estado anímico de las personas.

El especialista indicó que durante se desarrolla el Equinoccio de Otoño, los humanos estamos más expuestos a padecer lo que la medicina general ha llamado ‘Trastorno Estacional Afectivo’, el cual se traduce en un bajo estado de ánimo de las personas.

“Si nuestro cuerpo no está preparado o adaptado (a esta estación), inmunológicamente empiezan estos primeros síntomas de esta inadaptación temporal por la duración del Otoño”, refirió.

El especialista del Ineter explicó que con este cambio de estación, se empiezan a manifestar las primeras gripes o alergias en las personas que no se adaptan al mismo, siendo más propensas –psicológica y hormonalmente- las mujeres.