Con los aportes de los representantes de la Asociación de Casinos de Nicaragua, de la Cámara Nacional de Turismo, la Comisión de Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional concluyó las consultas a la reforma a la ley 766 o Ley Especial para el Control y Regulación de Casinos y Salas de Juegos.

El pasado martes brindó sus aportes el Ministro de Hacienda y Crédito Público Iván Acosta, quien destacó que el Estado en conceptos de tributos recibe unos 137 millones de córdobas anuales y que esta reforma ayudará a conocer el flujo de dinero que mueve esta industria, cuyos montos se están calculando.

Todos los sectores que fueron consultados por la Comisión de Economía, coincidieron que estas reformas vendrán a fortalecer y dar seguridad a este sector, el cual no se opone a que las facultades de control sean transferidas al Ministerio de Hacienda y Crédito Público que tendrá que crear el Consejo de Control y Regulación de los Casinos y Salas de Juego.

Francisco Pérez Ortega, presidente de Adecanic, que aglutina a 16 casinos y 270 salas de juegos establecidas en el país, expresó que apoyan las reformas, porque estas permitirán eliminar la idea de que los casinos son utilizados para el lavado de dinero y de actividades ilícitas.

“Estamos de acuerdo con que se trasladen las facultades al Ministerio de Hacienda y Crédito Público y que seamos supervisados por la Unidad de Análisis Financiera (UAF), porque eso da mayor transparencia, porque aquí hay la idea de que los casinos mueven miles de dólares, millones de dólares y son lavadores de dinero y si existe es en otros rubros, menos en los casinos”, indicó Pérez.

Solicitaron a los diputados que exista mayor control para aquellas salas de juegos o maquinas tragamonedas que no están inscritas ante las autoridades. Los casinos rectorados por esta iniciativa pagan en concepto de tributos unos 25 dólares por cada máquina que esté en funcionamiento, además de los impuestos municipales.

También demandaron que una vez aprobada las reformas, se establezca un periodo de tiempo para que aquellos casinos o salas de juego que están ilegales puedan inscribirse ante las autoridades y posteriormente pueda aplicarse la ley.

“La idea es que esta ley venga a fortalecer el control y el Ministerio de Hacienda tiene las capacidades y las experiencias para ampliar el control y ampliar la recaudación en este sector donde se habla que generalmente no se paga la totalidad de los impuestos en relación a los ingresos y ganancias que tienen”, señaló el diputado liberal Wilfredo Navarro.

Leonardo Torres de CANTUR, indicó que están apoyando las reformas a la ley 766, porque permitirá definir quién brinda un servicio turístico y quién no.

“Las salas de juego a mi juicio no deben ser un servicio turístico, los casinos si están vinculados de una u otra manera a los hoteles si son un servicio turístico”, manifestó Torres.

Cerrar traga monedas ilegales

El diputado Walmaro Gutiérrez manifestó que existe un estado de opinión unánime, en el sentido de respaldar las reformas, por tanto considera que el dictamen estará listo antes del viernes.

“Todos coincidieron que esto viene a fortalecer al sector lejos de debilitarlo, primero porque muy probablemente vaya a aportar más a la fiscalidad de este país, algo que necesitamos enormemente. Nosotros creemos que dado el volumen de recursos que se maneja en esta industria, es relativamente marginal el aporte y creemos que con el traslado de las facultades del ente regulador del INTUR a Hacienda este aporte a la fiscalidad se verá incrementado”, indicó el legislador sandinista.

En estas reformas se incorpora a la UAF, a la Dirección General de Ingresos, Policía Nacional, Ministerio de Hacienda y Crédito Público, para que sean parte del consejo de control.

El legislador recordó que la ley de casino regula la actividad de este sector, en tanto aquellas salas de juegos que se encuentren ilegalmente, deben de ser cerradas.

“Lo dice la ley, no lo digo yo. Hay que cerrar la actividad ilegal, especialmente la que venga a afectar a nuestra juventud. Toda actividad de juego que no está ajustada a lo que establece la ley de casino y salas de juegos, sencillamente no deben de existir, así de sencillo”, dijo Gutiérrez.

Cuando sean aprobadas estas reformas, el MHCP tendrá las facultades recaudatorias, normativas, la aprobación de nuevos permisos y licencias, supervisar que estos locales presten las condiciones de seguridad, entre otras tareas.