Las familias católicas y marianas del municipio de Mateare celebraron a la Virgen María en la advocación de Virgen de Mercedes, con una solemne misa presidida por Su Eminencia el Cardenal Leopoldo Brenes y una procesión que recorrió las principales calles del municipio.

En la misa, el Cardenal administró el sacramento de la confirmación a decenas de niños y niñas del municipio que día a día recorren el camino para acercarse al señor Jesucristo a través de María.

Durante su homilía, el Cardenal Brenes recordó que la Virgen María es un ejemplo para los cristianos en su sencillez y en su humildad.

Valoró que María mantuvo durante su vida una actitud de servicio y de humildad para con el plan de salvación de Dios.

Explicó que la advocación de la Virgen de Mercedes también invita al servicio que es la clave para la vida de los cristianos católicos.

Además recordó que la Virgen de la Merced es la patrona de los privados de libertad, de los prisioneros, porque ella lleva el consuelo a tantos hombres y mujeres que están privados de libertad.

Finalmente, el Cardenal recordó que la Virgen de Mercedes protegió a las familias de Mateare durante la emergencia que se vivió el pasado mes de abril ocasionada por terremotos y temblores que se dieron cerca del volcán Apoyeque.

“Afortunadamente no tuvimos tantas víctimas porque sé que ustedes le imploraron, le pidieron al señor por intercesión de ella que los protegiera”, indicó.

Las autoridades del municipio de Mateare aprovecharon la presencia del Cardenal Leopoldo Brenes, para saludarlo y entregarle las llaves de la ciudad como reconocimiento a su trayectoria pastoral a favor de las familias nicaragüenses.

Familias piden más bendiciones para Nicaragua

Una vez terminada la Santa Misa, las familias acompañaron en procesión a la imagen de la Virgen de Mercedes.

Niños, jóvenes y adultos que participaron en la procesión expresaron que como todos los años se le pide a la Virgen por el pueblo de Mateare y para que Dios derrame más bendiciones sobre Nicaragua.

Grupos de mariachis regalaron las mañanitas y otras canciones a la Virgen.

Esther Rosales, de Mateare, comentó que desde pequeña sus padres le inculcaron el amor y la fe hacia la Virgen de la Merced.

“Ella es nuestra madre a quien le pedimos que interceda por nosotros ante Dios. Yo le pido salud, fuerzas y muchas cosas buenas para mi familia. Para el país se le piden bendiciones, que sigamos por el buen camino de Paz y Unidad de las Familias”, aseguró.

Roger López, otro vecino de Mateare, explicó que la devoción a la Virgen la tiene arraigada desde sus abuelos. “Cuando yo era pequeño aquí me traía mi mamita y hacíamos el mismo recorrido en esta procesión, yo le he pedido a ella que me ayude en momento difíciles y como una buena madre nunca me ha abandonado”, recordó.

“Le pedimos a nuestra madre que nos guarde de todo peligro, que nos proteja con su manto y que interceda por nosotros ante nuestro padre celestial y ante Jesucristo su hijo, para que continuamos en Paz, que se termine la violencia”, agregó López.

Regina Martínez, una joven devota de la Virgen de la Merced, afirmó que ella ha sido bendecida con muchos milagros, entre los que está la sanación de su hijo y la solución de problemas difíciles. “Si uno pide con fe entonces sucede el milagro, yo he pedido con fe a ella porque es la madre de nuestro Dios. Además ella nos muestra el camino hacia Dios”, aseguró.