A más tardar en una semana, las autoridades del Invur y la Alcaldía de Diriamba entregarán las otras 9 viviendas dignas a las familias restantes cuyas casas fueron destruidas por la intensidad de las lluvias.

Bismarck Pérez, Alcalde de Diriamba, explicó que el Gobierno Sandinista  y la alcaldía de ese municipio trabajaron en conjunto para atender rápidamente a las familias afectadas.

“Es una casa digna, una casa fuerte con estructura de hierro y con un buen techo, han dado un salto cualitativo en su forma de vivir y la población se encuentra agradecida”, señaló Pérez.

Por su parte Guillermo Arana, presidente del Fondo Social de Vivienda del Invur, recordó que las lluvias del año pasado afectaron a 16 familias de Diriamba y a miles de familias en todo el país.

“El comandante Daniel les prometió a todas estas familias que les iba a reconstruir su vivienda, una vivienda digna que les diera seguridad; hoy en menos de un año ya se esta cumpliendo con esa promesa hecha a las familias nicaragüenses”, indicó Arana.

Detalló que las viviendas son de 36 metros cuadrados, construidos con materiales duraderos y cuentan con todas las condiciones que les va a dar dignidad y seguridad.

Además precisó que las familias beneficiadas se involucraron en el acopio,  cuido de sus materiales y en la construcción de la obra.

“Las familias tienen que ser protagonistas de su propio desarrollo para crear conciencia”, explicó.

Arana informó que en los últimos 5 años, en el municipio de Diriamba se han entregado 270 viviendas de interés social.

Dijo que a nivel nacional “la meta que nos ha encomendado el Comandante Daniel Ortega es duplicar todo lo que cumplimos en los 5 años anteriores, de 38 mil 520 viviendas a más de 70 mil en estos 5 años que ya estamos trabajando”.

Familias vivirán más seguras en este invierno


Con sus nuevas viviendas las familias que fueron afectadas por las lluvias del año pasado aseguran que vivirán con mas seguridad y dignidad.
Ana Portillo, una de las madres beneficiarias, indicó que ahora se siente más alegre.

“Le doy gracias a mi Señor,  al comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario. Antes vivía yo en esa casita con mis niñas que se me re empapaban con las lluvias, las corrientes de agua pasaban por mi casa, por mi ranchito, era de plástico y un zinc que no sirve”, comentó doña Ana.

Según ella, ahora se siente más tranquila porque en su nueva casa tendrá más seguridad para sus niñas.

Por su parte doña Sara Sánchez, comentó que el año pasado su humilde vivienda quedó destruido por las lluvias.

“Para mi fue muy difícil, durante muchas lluvias con mis hijos, yo viví casi 10 años ahí en las colinas, vivía en un área verde donde pasaban todas las aguas en tiempo de lluvia y las aguas sucias; ahora vivo feliz porque me dieron mi terreno y mi casa gracias al Presidente, no tuve que pagar nada”, aseguró Sara.