En acto celebrado en la sede universitaria del departamento de Carazo, el funcionario agradeció la solidaridad incondicional de Cuba expandida en esta nación centroamericana fundamentalmente por médicos y maestros en los últimos años.

Cada cirugía ocular tiene un valor aproximado de mil dólares, sin embargo los médicos cubanos han realizado gratis más 94 mil en el país, sin distinción de edad, raza, clase social o afiliación política, sostuvo.

Tardencilla recordó que la primera nación en brindar apoyo a Nicaragua luego del devastador terremoto de 1972 fue Cuba, y señaló que el país caribeño ayuda ante cualquier desgracia como un hermano.

Alcaldes, vicealcaldes y otros representantes gubernamentales de Carazo obsequiaron a dos médicos de Operación Milagro una figura del Güegüense, personaje de la primera obra teatral de la literatura de Nicaragua que representa la resistencia indígena frente al colonialismo.

La vicealcaldesa de Jinotepe, Grettel Contreras, manifestó a Prensa Latina el agradecimiento a esos galenos que en su departamento devolvieron la vista a más de dos mil 500 personas, y comentó que algunos pacientes habían necesitado incluso tres intervenciones quirúrgicas.

También elogió la labor ardua y coordinada entre las alcaldías, la Juventud Sandinista 19 de junio y los miembros de la Promotoría Solidaria en la captación de pacientes, el apoyo a los más necesitados y la fase postoperatoria durante la cual les siguen visitando.

El padre Neguib Eslaquit, párroco de uno de los templos de Carazo, rememoró la prédica del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, quien consideraba la gratitud una flor escasa que no crece en las alturas sino en la humildad, e implica saber reconocer los errores y los talentos.

Cuba ha puesto sus talentos al servicio de los más necesitados y no solo en Nicaragua sino en múltiples países, la solidaridad es la misericordia entre los pueblos, reconoció.

Por su parte, el secretario político de la embajada de Cuba, Leopoldo Valle, recibió a nombre del embajador de esa nación, Eduardo Martínez Borbonet, las llaves de la ciudad de Jinotepe y ratificó el compromiso de su gobierno de siempre acompañar a Nicaragua.

A pesar de ser un pueblo bloqueado durante más de 50 años por Estados Unidos, a los cubanos no han podido bloquearnos la solidaridad, enfatizó.

Numerosos dirigentes departamentales expresaron su desacuerdo con el bloqueo económico impuesto a la isla Caribeña por el gobierno norteamericano y se pronunciaron a favor de la liberación de cinco cubanos retenidos en suelo estadounidense por luchar en contra del terrorismo.