La devoción hacia la Virgen de Merced, la patrona de León, crece año con año y en vísperas de su gran día, aún bajo un torrencial aguacero, los fieles católicos y creyentes de esta imagen milagrosa se congregaron en su santuario la noche de este martes para participar en la Alborada y Serenata que se rinde en su honor, previo a la procesión del 24 de septiembre que recorre las principales calles de la ciudad metropolitana.

"Indudablemente la devoción hacia la Virgen de Mercedes crece cada año, se nota precisamente en la participación de los fieles, y se muestra a través de los actos litúrgicos", declaró Monseñor Silvio Martin Rueda, rector del Santuario Nuestra Señora de la Merced.

Con la acostumbrada colocación de una vela encendida en honor de la virgen de Merced, una vez culminada la celebración eucarística, los leoneses reafirmaron su fe en su patrona agradeciendo los favores recibidos y haciendo nuevas peticiones de bienestar y salud propia, de familiares y amigos.

"Vengo a pedirle por mi hija que la tengo enferma. Soy devota de la virgen, tengo mucha fe porque yo sé que ella ha hecho muchos milagros", expresó Reyna Contreras.

Elba Calderón agradeció a la virgen de Merced por haberla sacado con bien de una cirugía a la que se sometió hace dos meses y hoy ya está completamente recuperada.

"Sabemos que es nuestra Excelsa Patrona y todos nosotros los devotos la aclamamos y venimos aquí a celebrar en esta noche aunque vengamos bajo la lluvia siempre andamos, y aunque sea bajo el sol también, porque ella intercede por nosotros y por nuestras familias", manifestó Sara Espinoza.

Blanca Rosa García llegó a la parroquia Nuestra Señora de La Merced desde la Mina El Limón sin importarle que estuviera lloviendo, pues si principal misión en estas fechas es participar en esta tradición con mucho fervor y devoción que le fue inculcada por su hermana desde que ella era una niña.

La imagen de la virgen de Merced saldrá en su tradicional procesión el mediodía de este miercóles, luego de la solemne eucaristía que oficiará el Obispo de la Diócesis de León, Monseñor César Bosco Vivas Robelo y en su recorrido visitará 32 cuadras de cuatro barrios leoneses.

Las festividades en su honor no culminan con la procesión de este 24 de septiembre, sino que continuará su peregrinar por los distintos barrios y cpmunidades del municipio y el departamento de León.

"Las festividades no terminan con la procesión del 24, sino que el día 29 se tiene la bajada de la patrona que está en el altar mayor, que según la tradición es la imagen que vino desde León Viejo a este actual sitio. Y se sube hasta el día 30, culminando de esta manera las fiestas de la patrona de los leoneses", indicó Monseñor Rueda.

La pólvora y los cantos fueron los principales elementos de celebración de la patroncita de León.