El Ministerio de Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN) continúa brindando acompañamiento a las personas y familias afectadas por la violencia, maltrato infantil, trata de personas y abusos sexuales, a través de los servicios que brindan mediante la Línea 133, en la que son atendidos por especialistas que buscan prevenir acciones que vengan en detrimento de la armonía familiar.

La Línea 133 brinda atención en consejería, permitiendo de esta manera procurar la prevención de la violencia y la conciliación entre las partes. Pero también, recepcionan denuncias y en coordinación con las autoridades de la Policía Nacional y otras instituciones garantizan la seguridad de las víctimas.

De esta manera, las llamadas a este número telefónico se clasifican en dos tipos, dependiendo del nivel de la denuncia: una de ellas es en la que se atiende a la víctima y la otra es la atención preventiva, dirigida a prevenir a las personas ante los delitos. Actualmente se reportan entre 800 a 1,500 llamadas diarias para alcanzar un total de 13 mil llamadas al mes.

“Nosotros trabajamos con una ruta de atención a las víctimas de trata de persona, una vez recibida la denuncia, procedemos en coordinación con la Policía Nacional para efectuar el rescate y como ministerio, venimos a brindarles atención de emergencia como atención médica, psicológica, alimentación, vestuario y protección especial a través de la aplicación de una medida de protección”, manifestó Karla Varea, Dirección del Área de Explotación Sexual y Repatriación.

“En los casos en los que hay rapto de menores y estos son trasladados a otros países, inmediatamente recibimos y brindamos un informe a los órganos homólogos de la región para luego proceder a realizar un análisis psicosocial con la familia de las víctimas y proceder a efectuar la repatriación” añadió.

La confidencialidad es uno de los factores que permiten que la población deposite su confianza en el personal que atiende en la Línea 133, ya que una vez que el ciudadano realiza la denuncia, los datos personales del denunciante se recepcionan si él mismo así lo desea, lo cual permite que cada vez sean más los nicaragüenses que contribuyen al trabajo preventivo que se realiza desde este ministerio.

“La línea 133 es un espacio en el que la población recibe información acerca de lo que son los problemas familiares, recibiendo por parte de nuestro personal la orientación que la persona necesita, de esta manera estamos previniendo el maltrato, la violencia domestica a través de la promoción del diálogo y la armonía”, expresó Elizabeth Ramos, Coordinadora de la Línea 133.

“El número de llamadas en los últimos días ha aumentado porque la población está sugiriendo la orientación de nuestra parte, sobre la prevención de los delitos. La consejería se ofrece vía telefónica pero de igual manera la brindamos de forma personal”, añadió.

La Línea 133 está abierta todos los días de la semana, las 24 horas del día, siempre con el firme propósito de garantizar la seguridad y el bienestar de las familias, previniendo los delitos o asistiendo a las personas que son víctimas de ello.