El Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED) recibió de manos de la Embajadora de la República de China-Taiwán en Nicaragua, Ingrid Y. W. Hsing, un donativo consistente en la entrega de 150 mil dólares destinado a palear la situación de escasez de lluvias en el llamado Corredor Seco, y un segundo donativo de 1,400 toneladas métricas de arroz para colaborar con la seguridad alimentaria en el país.

La embajadora Hsing expresó que “el pueblo y gobierno de Taiwán en esta ocasión quiere manifestar su solidaridad una vez más para el hermano pueblo nicaragüense. Muchas familias nicaragüenses tendrán restituido su derecho a una alimentación saludable y con calidad”.

“Nos sentimos complacidos de trabajar mano a mano con el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional bajo la sabia dirección del Presidente-Comandante Daniel Ortega, quien se ha destacado grandemente por las políticas intergubernamentales que está implementando para mitigar los efectos de la sequía y la erradicación de hambre”.

Recordó que según datos del índice de riesgo climático global, Nicaragua ocupa la cuarta posición de los países con riesgo.

“El ecosistema y su diversidad están sujetos a cambios cada vez más frecuentes y extremos, como los excesos de lluvia o largas sequías, por tanto, queremos brindar nuestra mano amiga en cada momento que sea oportuno”.

“Estamos consciente de la difícil coyuntura actual que vive el país producto del fenómeno natural El Niño”, concluyó Hsing.

Por su parte, Praxis Pineda, co-directora del Sinapred, manifestó su agradecimiento al hermano país por mantener los lazos de amistad sobretodo en los momentos de mayor dificultad.

“Siempre agradeciendo estas muestras de cariño y solidaridad de ustedes con nuestras familias que están en emergencia crítica social”.

Asimismo, la Vice ministra del Ministerio Agropecuario, Yadira Mesa, externó que “una vez más el pueblo de Taiwán se solidariza con el pueblo de Nicaragua acompañándonos en esta tarea que consiste en asistir y acompañar a las familias nicaragüenses que viven en el corredor seco y se han visto afectadas por los efectos de la sequía”.