Esta jornada inició con una misa en Catedral de Managua, seguido de un recorrido por el barrio San José Oriental, donde estará por 24 horas en el hogar del señor Julio Flores, un fiel devoto de Santo Domingo de Guzmán.

La imagen de Santo Domingo fue encontrada en agosto de 1885 por el leñador Vicente Aburto, que trabajaba en la propiedad del señor Inocente García Lara. Aburto encontró la pequeña imagen dentro del hueco de un árbol de madero negro.

El peregrinaje del Mocito inició hace 48 años, pero recobró fuerza hace siete años, gracias al Comité de Cargadores Tradicionalista de Santo Domingo de Guzmán, por petición de aquellos devotos que no pueden hacerse presente a las fiestas religiosas, ya sea por estar enfermos o por problemas de movilización.

“Es una visita del Mocito que es una réplica de Santo Domingo, cuyo trabajo y misión es visitar a los enfermos, visitar a los ancianos, visita a las personas que por una u otra razón no pueden participar en las fiestas de Santo Domingo. Entonces Santo Domingo manda a su Mocito a visitarnos, que este 24 horas para satisfacer las necesidades espirituales de sus fieles devotos”, explicó Marlon Carranza, fiscal del Comité de Cargadores.

Agregó que está tradición normalmente se da en las comunidades y comarcas cercanas a Sierras de Santo Domingo, pero hace 7 años el Comité de Cargadores Tradicionalistas retoma la solicitud de los devotos de la capital que pedían su presencia y confort espiritual.

Carranza explicó que la jornada de peregrinación comienza el 26 de mayo y concluye 56 días después en el mes de Julio. Se espera que El Mocito visite 56 hogares de 23 barrios de la capital.

“Cada 24 horas Santo Domingo (El Mocito) visita una familia diferente, que lo recibe por la tarde y 24 horas después es llevado a otro hogar de Managua. Estas visitas se hacen de forma gratuita y basta con que el devoto solicite su presencia, lo importante es promover la tradición”.  

José Barahona, conocido popularmente como Chema Pelón, dijo que es muy importante retomar las viejas tradiciones de las fiestas de Santo Domingo y esta jornada de peregrinación de El Mocito, sirve para renovar la fe y la espiritualidad de los devotos.

“Lo traemos a catedral y de aquí ya se lo llevamos a cada familia, porque así lo pidieron sus devotos”, comentó Chema Pelón.

Don Julio Flores, propietario de la Funeraria Santo Domingo y primer devoto que recibe al Mocito en este peregrinaje, dio la bienvenida con bombas, cohetes y banda de chicheros.

“Mi familia es muy devota a Santo Domingo y todos los años renovamos nuestra fe a este santo que es tan milagroso”, afirmó Flores.

La réplica de Santo Domingo recorrió las principales calles del barrio San José Oriental y el domingo en horas de la tarde abandonará la vivienda de don Julio, para ir a llenar de fe y espiritualidad a otro hogar de Managua.