Tras su desaparición física, Carlos García deja vivo un enorme legado en el deporte nicaragüense, lo cual va más allá de la organización de tres mundiales de Béisbol y la creación del Salón de la Fama del Deporte Nacional y del Comité Olímpico Nicaragüense.

Los restos de quien es considerado el mejor dirigente deportivo del Siglo XX en Nicaragua estuvieron reposando en la Funeraria Monte de Los Olivos, hasta donde llegaron a darle el pésame a la familia doliente, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando Bravo, Monseñor Eddy Montenegro, el Comandante Bayardo Arce, e importantes figuras del deporte nacional.

El Cardenal brindó un responso por el eterno descanso de García, el cual aseguró era un hombre muy afable y comprometido con su gran pasión: el deporte.

“Sabemos que el deporte ayuda para que los jóvenes realmente sobresalgan y caminen por buenos caminos. El se interesó para la juventud tuviera esta diversión”, aseguró Obando.

“Lo conocí personalmente, muchas veces nos saludamos, era un hombre muy entusiasta y amante del deporte”, señaló el prelado.

La esposa de esta leyenda, Ninoska de García, agradeció las muestras de cariño que ha recibido su familia tras conocerse la noticia del fallecimiento.

“Fue un hombre de ejemplo, de trabajo, honesto en todo en sentido de la palabra (...), un hombre que se comprometió a levantar el deporte en Nicaragua”, aseguró.

Una pérdida irreparable

Si bien Carlos García fue un dirigente que hizo esfuerzos porque el país se destacara en diferentes disciplinas deportivas, fue al frente de la Federación Nicaragüense de Béisbol Asociado (Feniba) donde más se destacó.

Así lo refirió el promotor deportivo y comandante sandinista, Bayardo Arce. “Estamos teniendo una pérdida irreparable”, dijo tras dar el pésame a los deudos.

“Faltará tiempo, faltarán hojas para escribir y poder reconstruir todo lo que hizo por el deporte y por el béisbol nicaragüense”, afirmó Arce.

El mejor dirigente

Uno de los momentos más gloriosos del deporte nacional ocurrió en diciembre de 1972, cuando Nicaragua ganó 2-0 a la selección de Cuba durante el Campeonato Mundial de Béisbol realizado en el país gracias a las gestiones de Carlos García.

Miembros de esa selección fueron César Jarquín y Rafael “El Capi” Obando, dos hombres que también simbolizan parte de la gloriosa historia deportiva de Nicaragua.

César Jarquín, fue short stop en ese mundial y señaló que Carlos es definitivamente un hombre inolvidable por todos los logros que el país consiguió bajo su dirigencia.

“Una persona como don Carlos debemos recordarla para que así mismo hayan otras personas que traten de hacer lo mismo” afirmó Jarquín.

Para Rafael “El Capi” Obando, segunda base de la selección del 72, el trabajo de este legendario dirigente es verdaderamente ejemplar.

“Para mí es el mejor dirigente deportivo que ha habido”, sostuvo.

Obando coincidió con César Jarquín, en que los logros de Carlos García son la máxima expresión de lo que puede hacer un promotor.

“Hizo tres campeonatos mundiales (de beisbol) en Nicaragua, además copas intercontinentales, que fue él quien las inició, y eso es algo que hay que destacar, sobre todo porque lo hizo un nicaragüense que también formó parte de la Federación Internacional de Béisbol”, expresó Obando, para quien Carlos no debe ser considerado solo como un dirigente deportivo nacional ya que su figura fue muy conocida a nivel mundial.

La misa de cuerpo presente en Monte de Los Olivos fue oficiada por Monseñor Eddy Montenegro.

Este sábado se prevé que los restos de Carlos García sean cremados. Una parte de sus cenizas estarán en el Salón de la Fama, mientras que la otra parte será conservada por su familia.