Floyd Mayweather Jr. acababa de derrotar a Marcos Maidana en su revancha el sábado por la noche y lo hizo de una manera mucho más fácil que cuando se enfrentaron en mayo. Sin embargo, cuando Mayweather llegó a la conferencia de prensa después de la pelea no parecía feliz.

En cambio, Mayweather fue discreto -- lo más discreto que Mayweather es capaz de ser. No había jactancia, no dirigía a los suyos a gritar "¡Trabajo duro! ¡Dedicación!" Incluso, antes de la pelea, el camino al cuadrilátero fue sin las excentricidades habituales a las que Mayweather nos tiene acostumbrados. ¡Caramba, para la primera pelea ante Maidana había payasos haciendo malabares como preámbulo a su llegada al ring!

Ahora parece que hay una razón: Mayweather no estaba muy feliz de tener esa revancha y parece estar listo para limpiar la casa en su equipo de trabajo, con la posible destitución de su asesor de mucho tiempo Leonard Ellerbe, ahora el director ejecutivo de Mayweather Promotions, y el encargado de cortaduras y vendador de sus manos, el mexicano Rafael García.

"Creo que estamos llegando a un punto en el que hemos sobrepasado nuestra etapa juntos. Creo que veo las cosas a mi manera y creo que él ve las cosas de otra manera", dijo Mayweather en una entrevista al portal Fighthype.com, que ha servido como sitio web portavoz de Mayweather durante años. "Por ejemplo, en esta ocasión, cuando salí y peleé, mis títulos de dos categorías de peso del CMB y la AMB estaban en juego y yo no estaba de acuerdo en absoluto. Eso es algo que yo no aprobé.

"Además, mi hija estaba sentada en la primera fila y su madre no estaba sentada a su lado, por lo que los arreglos de las entradas estaban totalmente equivocados. Llegó a un punto donde todo el mundo quiere hacer lo que quieren hacer en lugar de comunicar y comprometernos como solíamos hacerlo. Llegamos a este punto por nosotros comunicarnos y comprometernos. ... Es que hay muchas cosas dentro de nuestro equipo que no están correctas. Leonard no estaba en mi esquina, así que, ya sabes, no hay ningún rencor. Es sólo que la gente sobrepasa su etapa de estar juntos. No estoy enojado con él. No hay dificultades como para decir que lo odio; de ninguna manera. No hay resentimientos de ningún tipo. La gente sobrepasa su etapa de estar juntos, al igual que cuando la gente se divorcia. Ellos ya no están en la misma página mentalmente".

Ellerbe no pudo ser contactado para hacer comentarios, ya que su teléfono enviaba continuamente directo al correo de voz. Kelly Swanson, publicista durante años de Mayweather, tampoco pudo ser contactado para hacer comentarios.

García, quien ha estado vendando las manos de Mayweather y ha sido su cutman desde 2001, no vendó a Mayweather para la pelea del sábado y al parecer no estaba contento con ello. Mayweather dijo que Bob Ware se hizo cargo de las funciones después de habérsele mostrado un método alternativo por el exentrenador físico Alex Ariza, quien era un miembro no oficial del campamento de Mayweather después de ser despedido por el entrenador de Maidana, Robert García.

"Es uno de los mejores, si no el mejor, pero incluso Alex fue capaz de demostrarle a Rafael algunas cosas diferentes, lo cual era genial, y luego Bob, vendó las manos en el campo de entrenamiento y fue lo mejor que me sentí en mi vida", dijo Mayweather a la página web. "Pero le dije a Rafael que trabajamos juntos como uno solo, como un equipo, y su sueldo no va a cambiar. Le dije que hay suficiente para todos. ... Me encanta Rafael y yo siempre lo voy a querer, pero no sé quién está adentro y quién está afuera. Yo no sé si Rafael García me dejó. No lo sé".

Una cosa que Mayweather dejó en claro es que el asesor Al Haymon permanecerá en su equipo.

"Creo que cuando mayo (la probable próxima pelea) llegue y ustedes vean el All Access (de Showtime) en mayo, voy a tener un equipo totalmente nuevo y probablemente un personal totalmente nuevo", dijo Mayweather. "Podemos hacer un montón de cambios en mi equipo, pero Al Haymon no va a ninguna parte".

Se ha especulado desenfrenadamente que el ex CEO de Golden Boy, Richard Schaefer, muy cercano a Mayweather, podría dirigirse a Mayweather Promotions. Si Ellerbe queda fuera, sólo avivará la especulación de que Schaefer está en camino, a pesar de que está involucrado en un arbitraje de $50 millones con Golden Boy, que afirma que él está bajo contrato hasta el 2018.

Schaefer, quien asistió a la pelea del sábado y se sentó en la primera fila cerca de la esquina de Mayweather, está fuera del país y le dijo a ESPN.com solamente, "estoy retirado, por ahora."