Con una intensa jornada conmemorativa en los municipios de Nandaime, Jinotepe y Diriamba fue recordada la gesta heroica de Ricardo Morales Avilés, Juan José Quezada, Oscar Turcios y Jonathan González, quienes cayeron luchando por la patria un 18 de septiembre de 1973 en Nandaime.

Los comandantes Oscar Turcios y Ricardo Morales formaban parte de la Dirección Nacional del Frente Sandinista, mientras que Juan José y Jonathan eran dos destacados militantes que se habían forjado en importantes acciones guerrilleras.

Esta jornada conmemorativa inició en la Casa Museo de los Héroes y Mártires de Nandaime, de donde partió la antorcha como símbolo de la llama viva de estos cuatro hombres que dieron hasta su último aliento de vida por la libertad de Nicaragua.

La antorcha fue portada por los niños y niñas de este municipio hasta el sector de La Montañita, donde se realizó un acto político-cultural con la presencia de la juventud, colaboradores históricos, autoridades locales y familiares del comandante Ricardo Morales Avilés.

Representan el compromiso libertario

Para los asistentes la gesta de estos héroes sandinistas no debe ser olvida nunca, porque representa décadas de lucha y de derramamiento de sangre de miles de hombres y mujeres que quisieron ver una Nicaragua diferente.

“La llama por la que lucharon sigue viva en el pensamiento y en el corazón de todo Nandaime”, expresó Luis Santiago Carcache Marenco, colaborador histórico del Frente Sandinista.

Carchache recordó que aquel 18 de septiembre la Guardia Somocista estaba desplagada desde el Empalme hasta la cabecera municipal, pero que la gente no se atrevía a acercarse por miedo a que la mataran.

“Después nos dimos cuenta que eran combatientes del Frente Sandinista, quienes habían venido a organizar a este pueblo de Nandaime”, señaló.

Para los jóvenes esta gesta significa un compromiso inclaudicable por seguir haciendo realidad los sueños de Ricardo, Juan José, Oscar y Jonathan.

“Es un ejemplo para nosotros, el ejemplo de una Nicaragua justa, de una Nicaragua unida. La lucha de estos cuatro compañeros es el ejemplo mismo para la juventud de que tenemos que luchar en esta nueva era, en esta nueva batalla en contra de la pobreza, en contra de la injusticia, por más educación, por más victorias, por más salud”, dijo el joven Lenín Murillo.

Lo dejaron todo

Estos cuatro hombres estaban embargados por fuertes ideales de Patria y Libertad, de ahí que cuando les tocó ofrendar su vida, simplemente lo hicieron sin esperar nada a cambio.

Así lo subrayó Roberto Morales, hermano del comandante Ricardo, quien destacó los fuertes ideales que éste tenía.

Fue “una entrega completa, olvidándose de sus hijos, de su familia, por su patria”, expresó Morales.

Como familiar manifestó que hoy está con la satisfacción de ver como se recuerda el heroísmo de uno de los más insignes luchadores nicaragüenses.

“Estamos con la satisfacción que se le está recordando, que los jóvenes están aprendiendo que es posible ser un buen patriota”, señaló.

El mejor ejemplo de entrega por la patria

Tras concluir el acto en Nandaime, estudiantes de diferentes colegios continuaron el recorrido de la antorcha hasta el municipio de Jinotepe. Allí, en la Escuela Normal Ricardo Morales Avilés, se rindió homenaje a este destacado maestro y guerrillero.

Posteriormente la antorcha fue llevada hasta el cementerio de Diriamba donde reposan los restos del comandante Ricardo. En este lugar se efectuó el acto de clausura de la jornada conmemorativa, donde participaron el Ejército de Nicaragua, estudiantes, militantes sandinistas, familiares y el Asesor Presidencial para temas de Educación, profesor Miguel de Castilla.

Muerte no fue en vano

Guiselle Morales, hija de Ricardo Morales Avilés, agradeció este homenaje a su papá y a los demás Héroes y Mártires de Nandaime.

Ellos “entregaron su vida por la libertad, por el futuro, por nuestro pueblo y por nuestra juventud”, señaló.

Morales indicó que si bien el martirio de su papá significó dolor también “llena de felicidad y orgullo saber que su muerte no ha sido en vano, y que la Revolución sigue adelante”.

En nombre del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, el profesor Miguel de Castilla afirmó que 41 años después estos héroes siguen más vivos que nunca dentro del proceso revolucionario.

Castilla sostuvo que Ricardo fue el más grande ejemplo del Frente Sandinista, en cuanto a lo que representa un intelectual revolucionario y su práctica transformadora de la realidad.

También destacó que el magisterio nicaragüense tiene dos grandes luchadores por la libertad: Enmanuel Mongalo y el comandante Ricardo Morales Avilés.

Tras concluir el acto, el Ejército de Nicaragua rindió guardia de honor ante la tumba del comandante Ricardo, donde las autoridades y familiares depositaron ofrendas flores.