Monseñor Bismarck Carballo saludó ayer al papa Francisco en la Plaza de San Pedro, donde cada miércoles el santo padre acoge a miles de fieles que provenientes de todas partes del mundo acuden a escuchar la catequesis semanal de Francisco en la audiencia general.

La feligresía alzaba las manos, agitando sus banderas, como muestra de entusiasmo por ver de cerca al obispo de Roma, mientras los pequeños se acercaban para que el papa les pudriera bendecir.

El Santo Padre entró a la plaza en el Jeep descubierto en el que recorrió los pasillos saludando y bendiciendo a los fieles. El papa Francisco viaja el próximo domingo a Albania, un país elegido por el pontífice para su cuarto viaje internacional.