1. Las Altas Autoridades de Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Las Granadinas y Santa Lucía y Venezuela, miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y el Tratado de Comercio de los Pueblos ALBA–TCP, se reunieron en Caracas el 16 de Septiembre de 2014 para examinar los principales temas de la negociación climática, de cara a la convocatoria del Secretario General de Naciones Unidas a la Cumbre sobre el Clima a celebrarse el próximo 23 de septiembre, en Nueva York.

2. Coincidieron en reconocer el Cambio Climático como uno de los retos políticos mundiales más grandes de nuestros tiempos, y en colocarlo entre los temas fundamentales de la agenda internacional, destacando que son los países en desarrollo los que más sufren sus efectos adversos, con impactos especialmente graves en los sectores más vulnerables de la población.

3. Reconocieron la especial atención que deben tener los sectores sociales más vulnerables, como los pueblos indígenas, los niños y las mujeres quienes están mayormente afectadas por los impactos del cambio climático, y deben por tanto ser el centro de nuestras políticas.

4. Denunciaron que la causa estructural de la crisis climática radica en modelos políticos y económicos basados en patrones de producción y consumo insostenibles de los países desarrollados, que generan inequidad, injusticia y pobreza. Por ello, indicaron que los acuerdos, estrategias y mecanismos para una verdadera lucha contra el Cambio Climático deben estar dirigidos, principalmente, a generar cambios estructurales en los modelos de producción, distribución y consumo de los países desarrollados, responsables históricos de la actual crisis de insostenibilidad global.

5. Recordaron el fin último de la agenda del desarrollo que es la erradicación de la pobreza y, por tanto, en el caso de los países en desarrollo, la transición hacia patrones de sostenibilidad económica, social y ambiental, debe ser una transición justa y soberana, para no perjudicar a los sectores vulnerables de la sociedad y de las economías en desarrollo.

6. Reafirmaron el papel de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático como el escenario político, la instancia multilateral para las negociaciones sobre cambio climático y el compromiso del ALBA-TCP en mantenerse unidos en la defensa de los principios y provisiones de la Convención, en especial el principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas, así como en la defensa de la soberanía de los Estados sobre sus recursos naturales y el derecho al desarrollo.

7. Consideraron que si bien la Cumbre de ONU sobre Cambio Climático debe servirnos como espacio para reafirmar la voluntad política, la misma no debe ser usada para avanzar en temas sobre los cuales aún no existe consenso en las negociaciones; los cuales deben tratarse en su espacio natural que es la Convención, en la cual debatimos actualmente el diseño de un instrumento jurídico vinculante para 2015.

8. Condenaron y rechazaron enfáticamente los intentos internacionales para convertir al cambio climático y las calamidades que éste genera, en oportunidades de negocios para el sector privado, amenazando la soberanía de los Estados al procurar transferir a los sectores financieros y a los capitales, la toma de decisiones que únicamente corresponden a los Estados en el ámbito multilateral.

9. Rechazaron los intentos de condicionar el acceso al financiamiento o a la cooperación internacional, a la imposición de modelos económicos o energéticos desfavorables a los intereses nacionales, y los intentos de legitimar estas prácticas mediante legislación internacional.

10. Rechazaron cualquier propuesta de instrumentos o mecanismos financieros, como por ejemplo, los mecanismos de fijación de precios del carbono, que representen distorsiones y condicionamientos que hasta este momento no son aceptables en el marco del estricto respeto a la soberanía de cada país para definir su política fiscal y financiera.

11. Instruyeron en consecuencia al Comité de Defensa de la Naturaleza que estudie las distintas propuestas que sobre estos temas se presenten en los foros de la ONU para elevar un informe al Consejo Político del ALBA-TCP, para su decisión al más alto nivel, por ser un tema sensible que puede atentar contra nuestro derecho al desarrollo.

12. Destacaron con preocupación los resultados del Informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que evidencia la gravedad de la crisis climática y las cifras de compromisos que reflejan que los países en desarrollo están contribuyendo actualmente de manera más efectiva y en mayor proporción a la reducción de emisiones de gases que los países desarrollados quienes causaron el problema y quienes mantienen emisiones derivadas de economías altamente contaminantes.

13. Coincidieron en apoyar las propuestas que actualmente se discuten en la ONU y que permitirían cuantificar las Responsabilidades Históricas de los países desarrollados, como base para establecer compromisos que aseguren la distribución justa, equitativa y transparente de los futuros esfuerzos de mitigación entre los países.

14. Hicieron un llamado a los países desarrollados para cumplir sus obligaciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como proceder a la inmediata implementación de los compromisos asumidos para el financiamiento, la transferencia de tecnología y construcción de capacidades nacionales en los países en desarrollo.

15. Coincidieron en la urgente necesidad de que se proceda a ratificar la enmienda del Protocolo de Kyoto que establece un segundo periodo de compromisos para este instrumento legalmente vinculante hasta el año 2020. La ratificación del Protocolo de Kyoto es fundamental para lograr la negociación efectiva y exitosa de un nuevo acuerdo con fuerza legal en 2015, que entre en vigor en el año 2020.

16. Celebraron el protagonismo de la región latinoamericana en este año crucial para las negociaciones climáticas en donde se celebrarán la PreCOP Social en Venezuela y la COP20 en Perú, felicitando al propio tiempo al Estado Plurinacional de Bolivia por la exitosa conducción del Grupo de los 77 y China.

17. Acordaron dar el más amplio respaldo a la hermana Nación Peruana en la altísima responsabilidad de organizar y celebrar la Vigésima Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20) en Lima, deseándole el mayor de los éxitos en tan trascendente cita para el futuro de las negociaciones climáticas.

18. Felicitaron la búsqueda de nuevas formas de diálogo que fortalecen la participación de los pueblos en los foros de la ONU, como la PreCOP Social de Cambio Climático, en la que por vez primera se invitó a las organizaciones sociales del planeta a que expresaran sus propuestas en torno a la Dimensión Social del Cambio Climático.

19. Invitaron a seguir el desenvolvimiento de este proceso el próximo 4 al 7 de noviembre de 2014, cuando se llevará a cabo la Primera PreCOP Social-Ministerial de Cambio Climático en Caracas, en la cual se sentarán las bases de un diálogo constructivo entre los Gobiernos y los Pueblos del mundo y una alianza para la búsqueda de soluciones gubernamentales internacionales que respondan a las aspiraciones y necesidades de los Pueblos.

20. Reafirmaron el compromiso de unión de los países del ALBA-TCP, en torno a la creación de mecanismos innovadores de cooperación, basados en la solidaridad, en el fomento de la equidad y el desarrollo social de nuestros pueblos; así como en el enorme potencial que tenemos como ALBA para abordar soluciones estructurales a escala regional.

21. Acordaron que, bajo la coordinación de Venezuela, se trabajará en una propuesta de “Agenda de Cooperación del ALBA-TCP sobre Cambio Climático y fortalecimiento del Comité de Defensa de la Naturaleza del ALBA TCP”, que aborde entre otros temas, el diseño de políticas conjuntas en materia de Mitigación, la cual se presentará a consideración de los Presidentes en la próxima reunión del Consejo Político.

22. Las Delegaciones mostraron su satisfacción por los resultados de la Reunión, reiterando su compromiso de fortalecer y profundizar la Alianza y continuar coordinando sus posiciones en las negociaciones sobre cambio climático, de cara a la Cumbre Climática de ONU, la PreCOP Social en Caracas y la COP20 en Lima.