Las entregas de estas cocinas fueron realizadas por grupos de la Promotoría Solidaria de la Juventud Sandinista, quienes se regaron por los barrios para en primera instancia levantar un censo de madres muy pobres que no poseían equipos para confeccionar alimentos y luego, lista en mano, proceder a entregar las cocinas

Michael Rivera, miembro de la Promotoría aseguró que se realizó una selección exhaustiva de las madres que debían recibir su cocina, al tiempo que señaló que la entrega ha sido una jornada intensa de trabajo para beneficiar a dos mil 389 madres de familia.

Destacó que la acción realizada es una orientación de entregar 50 mil cocinas a madres de familia durante el mes de mayo, mes de la madre, acción que fue ordenada por el Comandante Daniel Ortega y por la compañera Rosario Murillo.

Al respecto, en los últimos dos días, grupos de la Promotoría Solidaria andaban en las calles de seis barrios del distrito cinco ubicados en lo que es conocido como Complejo Miguel Ángel Ortez para entregar las cocinas a las madres seleccionadas.

Lucilla Castillo, una de las madres beneficiadas dijo que se siente muy contenta al haber recibido una de las cocinas, dado que ella nunca había recibido ningún regalo y este ahora le evita seguirse ahumando al cocinar con leña.

Regalo de Dios dice beneficiada

Por su lado María López Rodríguez, una anciana, consideró que “la cocina es un regalo de Dios, es una gran bendición” y destacó que se siente contenta por cuando le servirá de mucho dado que no tenía cocina, por lo cual le agradece al Comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo por haber sido beneficiada.

Verónica Morán de Montenegro expresó también su agradecimiento al gobierno del Presidente Daniel Ortega, pero fundamentalmente a Dios, como Rey de Reyes y Señor de Señores por permitirle al Comandante Ortega volver a gobernar y de tal manera beneficiar a mucha gente.

Entre tanto Mayra del Socorro Hernández Gonzales, emocionada y entre lágrimas destacó que con ese regalo ya no tendría que estar llenándose de humo, ensuciarse o calentarse las manos, mientras que Fátima Alemán destacó que gracias a que en Nicaragua hay un gobierno de los pobres, ella y otras muchas madres han resultado beneficiadas.