El huracán "Edouard" se fortaleció en las últimas horas y se convirtió este lunes en un ciclón de categoría 2, con vientos máximos sostenidos de 165 kilómetros por hora, aunque no amenaza zonas habitadas en su camino hacia el norte del Atlántico.

En su boletín de las 05H00 hora local (09H00 GMT), el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por su sigla en inglés) informó que el cuarto ciclón de la temporada de la cuenca atlántica se encontraba a 1.160 kilómetros de las islas Bermudas y se movía en dirección noroeste con una velocidad de 24 kilómetros por hora.

Debido a su lejanía de zonas habitadas, las autoridades no han emitido ninguna alerta y se espera que esta situación se mantenga en las próximas horas, a pesar de que está previsto que se vaya fortaleciendo en su camino hacia aguas más frías, para el próximo viernes comenzar a debilitarse en las proximidades del archipiélago de Las Azores (Portugal).

Hasta el momento, cruzado el ecuador de la temporada, se han formado cuatro tormentas tropicales en la cuenca atlántica y todas ellas han acabado convirtiéndose en huracanes: "Arthur", "Bertha", "Cristóbal" y "Edouard", aunque ninguna de ellas ha provocado daños en zonas habitadas.