Encontrarse ubicados a 509 kilómetros de la capital no ha sido ningún impedimento para que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que preside el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, restituya el derecho a una vivienda digna a las familias multiétnicas del municipio de San Juan de Nicaragua, en el departamento de Rio San Juan.

Producto del trabajo conjunto entre la Alcaldía de esta localidad y el Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana Rural (Invur) el Gobierno Sandinista entregó este fin de semana 54 soluciones habitacionales a igual número de familias en extrema pobreza entre las que destacan originarios de las etnias Creole, Rama y mestizos.

"Aquí lo importante es que el Comandante Daniel nos ha orientado que lleguemos a todas las comunidades y eso es lo que hoy le estamos entregando a estas diferentes comunidades indígenas, ese sueño de tener una vivienda digna de acuerdo a la zona y la comunidad donde ellos viven y eso es lo más importante en el mes de la patria, llegando a esta comunidad con viviendas dignas de 48 metros cuadrados", declaró la titular del Invur, compañera Judith Silva.

El Alcalde de San Juan de Nicaragua, Misael Morales detalló que con esta entrega se completan 120 viviendas para las familias sanjuaneñas cumpliéndoles el sueño de una vivienda digna.

"Hoy nos satisface ver la alegría en los rostros de estas familias que están recibiendo su vivienda, una vivienda digna, una vivienda a como ellos querían y el modelo (de las casas) es acorde a nuestro municipio y lo más importsnte es que tiene las medidas necesarias para que la familia pueda vivir en tranquilidad", añadió el edil.

Cabe destacar que en la construcción de estas 54 viviendas las familias, comunidades y entidades de Gobierno asumieron el compromiso de respetar las tradiciones culturales étnicas en pro de la conservación de la Reserva Natural Indio Maiz.

Familias comprometidas en la construcción de sus viviendas

Para los protagonistas de este programa recibir una vivienda nueva es una verdadera oportunidad para mejorar sus niveles de vida, pero sobre todo es la garantía de la seguridad y tranquilidad familiar.

"Me siento feliz por tener esta casa que es todo para mi familia, porque ahora no voy a estar en lo que antes estabamos, antes nos mojabamos y no podíamos dormir bien cuando llovía pero estoy más segura y tranquila", expresó Emerlinda Espinoza.

Luis Manuel Leiva González dijo sentirse orgulloso del Gobierno por el apoyo que les ha brindado a las familias en una zona donde construir resulta verdaderamente costoso por las condiciones de transporte y por el respeto que tienen por los árboles de la Reserva.

Leiva afirmó que la construcción de su casita al igual que la de sus vecinos y conciudadanos se realizó en el marco del Modelo de Responsabilidad Compartida que impulsa el Gobierno del Comandante Daniel, en el cual de forma voluntaria participaron en el desembarque de la materiales y aportaron la mano de obra para su elaboración sin tener que pagar un solo centavo por las viviendas.

"Mi casa antes estaba en mal estado, se cayó porque ya no servía y pensabamos levantar otra pero como es tan díficil conseguir la madera entonces surgió este gran proyecto de las viviendas y gracias a Dios fuimos incluidos para conseguir este techo y ahora nos sentimos felices", manifestó Agustin Choose.

Agustin destacó que el Gobierno Sandinista es el único que se ha preocupado por restituirles sus derechos a las familias de las comunidades étnicas como los creole.

"Me siento muy contenta con la casa que nos dieron, le doy gracias a Dios por eso, por la fuerza que nos ha dado para salir adelante y poder ayudar en la construcción de la casa y terminarla", comento Jolina Salomon McRea.

McRea aseguró que esta vivienda mejorará enormemente sus condiciones de vida, porque ahora estarán más seguras y protegidas de la lluvia.