Las asociaciones ganaderas aseguran que en las últimas semanas la industria  ha bajado drásticamente los precios de la carne en canal caliente y la leche, lo que está afectado considerablemente al sector.

“Observaros en el mercado que los mataderos y las empresas lecheras están disminuyendo el precio en que nos compran a nosotros el producto, pero en cambio están aumentando el precio al consumidor. Creemos que no es una relación justa”, denunció Alejandro Fiallos, presidente de UNAG.

“Hemos invitado a los mataderos y estamos invitando a las plantas lecheras para que nos sentemos a negociar y estabilizar los precios”, señaló Fiallos.

Las pérdidas que dicen tener los ganaderos son millonarias. Solo en el sector carne estas ascienden, de acuerdo a Solón Guerrero, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), a más de 5 millones de dólares mensualmente.

En cuanto a la leche, las pérdidas son igualmente astronómicas si se toma en cuenta que en el país se producen diariamente 4 millones de litros. “Póngale un precio justo de 35 córdobas (al litro de leche) entonces se va a dar cuenta que las pérdidas son grandísimas”, afirmó Guerrero.

Ariel Cajina, directivo de Canislac, calificó la baja de precios como “burbujas especulativas” que están repercutiendo negativamente en un sector que  “aporta más divisa” y que “está generando más riqueza” al país, de tal manera que esto podría ir en detrimento del crecimiento sostenido que había tenido hasta el momento.

En un posible diálogo con la industria, los ganaderos han solicitado a la Comisión Económica de la Asamblea Nacional fungir como facilitadora. Descartan la mediación del Consejo Supremo de la Empresa Privada (Cosep), ya que sienten que este tiene una posición parcializada en relación al problema.