El puesto fronterizo de Peñas Blancas fue el escenario donde los estudiantes nicaragüenses efectuaron la entrega de la Antorcha de la Independencia Centroamericana, luego de recorrer tierras pinoleras y seguir su curso hacia el resto de la región. Durante el acto de entrega se vivió un ambiente de hermandad entre las naciones de Nicaragua y Costa Rica, reafirmando de esta manera que hoy más que nunca en ambos países se vive la paz y la igualdad entre pueblos centroamericanos.

La entrega de la Tea Lumínica estuvo acompañada de un hermoso acto cultural en el que ambas naciones dieron una muestra de los bailes tradicionales y de la alegría que caracteriza a los países de la región, así mismo se reafirmó el orgullo de ser países que gracias a la gesta de muchos próceres hoy los centroamericanos gozan de libertad.

“Queremos decirle a los gobiernos de Centroamérica que la juventud está viva, como llama flameante, deseosa de trabajar por nuestras tierras y por el planeta pues somos personas importantes y necesarias, la juventud dice presente siempre, juntos podemos convertir mejores derroteros en beneficio de todos, hoy recordamos a millones de jóvenes que merecen vivir en paz por eso hoy pidamos para que ellos cuenten con la libertad que nosotros tenemos” expresó Michager Guzmán, mejor estudiante de Costa Rica.

“Hoy recordamos a muchos de nuestros héroes que lucharon por alcanzar nuestra libertad, de la dominación española, Costa Rica y Nicaragua, pueblos amantes de la libertad, la paz y el trabajo, derechos que nos corresponden como juventud, de preservar y enaltecer para ser el orgullo de nuestra patria, aplicando principios cristianos, ideas socialistas y prácticas solidarias, cuidando y protegiendo nuestro medio ambiente” destacó María Alejandra Ramírez, mejor estudiante de Rivas.

“Los estudiantes estamos llamados a hacer patria, honrando la memoria de nuestros héroes y mártires nacionales, hacer patria es servir a nuestros pueblos promoviendo el amor, la unidad, tranquilidad, paz y justicia desde nuestras familias, viva la paz y la fraternidad de nuestros pueblos” añadió.

En el acto se hicieron presentes las autoridades de los Ministerios de Educación de ambas naciones quienes afirmaron que la Antorcha es un símbolo de unidad, fraternidad y libertad de los pueblos del istmo, por tal razón es responsabilidad de los centroamericanos honrarla y llevarla siempre en alto.

“Hemos elevado la propuesta a nuestras autoridades de que la Antorcha, nuestra epopeya anual del mes de septiembre sea considerada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, la antorcha materializa uno de los símbolos de la paz mundial que se construye en la mente de los hombres, siendo un hito que se construye en los países de nuestra Centroamérica” manifestó el Miguel de Castilla, Ministro Asesor del Presidente de la República para Asuntos Educativos y Culturales.

“Un pueblo con conciencia de su historia trabaja por el presente y construye el futuro, siendo así un pueblo que merece llamarse soberano, todos estamos llamados a portar con orgullo el símbolo de nuestra libertad, la cual gozamos gracias a quienes en su momento tomaron las armas para construir la Centroamérica que hoy tenemos” señaló Sonia Mora, Ministra de Educación de Costa Rica.

La Tea una vez en manos de estudiantes de Costa Rica se enrumbó hacia el país del sur, dando continuidad a las festividades patrias en saludo a la firma del Acta de Independencia de los pueblos.