Durante la homilía en el cementerio militar de Fogliano Redipuglia, al noreste de Italia, el Papa Francisco recordó a los caídos en el centenario de la Primera Guerra Mundial y a los damnificados en todos los conflictos bélicos, y alertó sobre una tercera guerra al tiempo que pidió paz en el mundo.

"Viendo la belleza del paisaje de esta zona, en la que hombres y mujeres trabajan para sacar adelante a sus familias, donde los niños juegan y los ancianos sueñan. Aquí, en este lugar, solamente acierto a decir: la guerra es una locura", expresó Francisco este sábado.

El Papa indicó que "la guerra trastorna todo, incluso la relación entre hermanos. La guerra es una locura; su programa de desarrollo es la destrucción".

"Hoy, tras el segundo fracaso de una guerra mundial, quizás se puede hablar de una tercera guerra combatida por partes, con crímenes, masacres, destrucciones", comentó el pontífice.

El líder de la Iglesia católica se preguntó "¿cómo es posible que hoy haya tantas víctimas?" y respondió: "Es posible porque también hoy, en la sombra, hay intereses, estrategias geopolíticas, codicia de dinero y de poder, y está la industria armamentista, que parece ser tan importante".