“¿Qué se espera del gobierno del presidente (Daniel) Ortega?... una continuidad, una profundización del programa que ha venido desarrollando en beneficio de toda la población, de que el país continúe ese crecimiento que ha venido experimentando en los últimos años”, afirmó Jarquín Ortel.

Agregó que esos programas sociales y económicos, permitirán cerrar la brecha entre ricos y pobres, pues lo que desea la población es vivir en paz y en tranquilidad.

“Indudablemente que esto le va a dar un enorme respaldo a como se lo ha venido dando el mismo pueblo de Nicaragua, a que el país venga caminando en paz, en tranquilidad, con desasosiego, donde haya inversión, trabajo y donde todos podamos vivir en paz y seguir diciendo no a la violencia”.

Jarquín Ortel considera que en el país hay pequeños grupos que buscan la manera de torpedear las acciones que realiza el gobierno “pero yo sé que con el concurso (participación) de Dios, la virgen y el pueblo de Nicaragua vamos a salir adelante y además impulsando un proyecto Cristiano, Socialista y Solidario”.

“Este es un proyecto donde se combina la justicia social, la solidaridad y el cristianismo para impulsar la democracia, la libertad y el respeto a los derechos humanos, para que continuemos con los programas de educación, de salud para todo el pueblo y para que continuemos dándole vivienda a la población y eso es lo que se espera del gobierno del presidente Ortega”

Para finalizar, el funcionario manifestó que la presencia de más de 80 delegaciones internacionales, incluyendo la presencia de una docena de dignatarios del mundo, demuestra que el triunfo del Frente Sandinista es legitimo y como tal es reconocido por todos los gobiernos e instituciones que asistieron a la toma de posesión.

“Es importante que se destaque la cantidad de delegaciones que se recibieron en la toma de posesión, esto es un reconocimiento tácito de la comunidad internacional”, dijo Jarquín Ortel.