La Antorcha de la Libertad y la Unidad Centroamericana fue recibida por las autoridades educativas de Nicaragua en el puesto fronterizo de las manos, en Nueva Segovia, donde fue entregada por estudiantes y autoridades educativas hondureñas.

Durante un acto solemne donde desbordó la cultura de ambos países, se manifestó el compromiso de unidad de los pueblos de la región, el cual es ratificado en el 50 aniversario del recorrido de la antorcha por suelo centroamericano.

La Tea Centroamericana inicio su recorrido en la Plaza de los Libertadores de la ciudad de Guatemala; el 2 de septiembre pasó por las hermanas repúblicas de El Salvador y Honduras, previo a iniciar su viaje por tierras pinoleras.

En Nicaragua la antorcha recorrerá 500 kilómetros y será llevada por 20 mil estudiantes de centros escolares públicos, privados y subvencionados.

El viernes la antorcha llegará a Managua, para luego continuar su recorrido hacia la hermana República de Costa Rica.

El doctor Marlon Escoto, Secretario de Estado en el Despacho de Educación de Honduras, explicó que durante 5 décadas de integración centroamericana se ha acostumbrado a recordar el día de la independencia de la República de Centroamérica que luego daría paso a las 5 repúblicas que conforman la región.

Indicó que con el símbolo de la Antorcha de la Libertad, la región ha sido ejemplo de unidad en el mundo.

Resaltó que la frontera entre Nicaragua y Honduras en lugar de dividir es una frontera que une y abraza, que potencia la cultura, el arte, la integración y la identidad, basada en la historia, la cultura, el idioma y la familia.

“Esto es un recordatorio de que estos países tienen un origen común, problemas comunes, pero también tienen desafíos y un futuro común para compartir y por mejorar”, enfatizó Escoto.

Por su parte el Ministro asesor del Presidente para los asuntos de educación y cultura, Miguel De Castilla Urbina, expresó que los próceres de la independencia de Centroamérica nos convocan a la Paz y al abrazo entre hermanos hijos de la raza indoamericana, mesoamericana, Nuestroamericana y Caribeña.

“Nuestras juventudes, nuestros pueblos y nuestros gobiernos siguen unidos frente al colonialismo español ayer y hoy frente al enemigo común: la pobreza, el hambre, la desnutrición infantil, el analfabetismo adulto”, afirmó De Castilla.

Manifestó que la reciente firma de acuerdos entre los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua, para convertir al Golfo de Fonseca en territorio de Paz, Desarrollo y Progreso es un claro ejemplo de la voluntad de avanzar hacia derroteros de bienestar y felicidad de los pueblos.

De Castilla resaltó que en Nicaragua igual que en Honduras se desarrollan muchas buenas prácticas enfocadas a elevar el nivel cultural del pueblo, entre las que señaló el proceso de alfabetización y la organización escolar y sistémica entre los ministerios de educación, salud y familia.

También aseguró que Nicaragua y Honduras tienen mucho que ofrecerse mutuamente para poder construir tareas comunes y resaltó el protagonismo de la juventud nicaragüense en la Federación de Estudiantes de Secundaria.

Estudiantes llevan Antorcha de la Libertad y la Unidad Centroamericana

La Antorcha de la Libertad y la Unidad Centroamericana fue entregada al estudiante Jonathan Josué Torrez, del décimo grado del Instituto Nacional de Segovia Leonardo Matute, líder goleador a nivel nacional en futbol masculino.

En el inicio del recorrido en tierra pinolera la antorcha fue escoltada por la bandera de Nicaragua, llevada por Yahaira Mendoza, ganadora del Concurso de Poesía; y por la bandera de la FES portada por Diana Miranda, presidenta municipal de esa organización estudiantil.

A lo largo de la carretera, centenares de estudiantes saludaron el paso de la Antorcha con redobles, bailes folklóricos y banderas de Nicaragua.

Osman Ruiz estudiante del Colegio Inmaculada Concepción Fe y Alegría, quien asumió el relevo para portar la antorcha indicó que “la importancia que tiene la antorcha para mí es un orgullo a la Patria porque nos muestra la Paz entre todos los centroamericanos”.

Fernando Mejía, quien llevó el fuego de la Antorcha hacia el pueblo de Dipilto Viejo, dijo sentirse orgulloso “porque este es un símbolo importante para los países centroamericanos”.

“Aquí la Antorcha la llevamos a recorrer las calles de Dipilto Viejo de nueva Segovia, con todos los estudiantes de las demás escuelas. Nos sentimos orgullosos”, afirmó el estudiante.