En declaraciones a la Revista En Vivo, de Canal 4, el doctor Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante la CIJ, explicó que estamos a las puertas de un fallo que pondrá fin al conflicto y después de eso Nicaragua podrá disponer de sus mares y sus recursos para el beneficio del país.

Argüello comentó que en el derecho internacional, cuando se solicita la delimitación marítima se tiene como regla fundamental que haya un resultado equitativo para ambas partes y aseguró que Colombia siempre ha estado clara de eso.

No obstante, recordó que Colombia ha pretendido fijar como límite al meridiano 82, dejando encerrada a Nicaragua en la tercera parte de los espacios que el derecho internacional le concede a este último país.

De hecho, Colombia utilizó todos sus argumentos para retrasar el juicio en La Haya. Fue así como en el 2001 presentó excepciones preliminares diciendo que la CIJ no tenía competencia para conocer el caso.

Luego intervinieron Costa Rica y Honduras, que intentaron tener participación en el juicio, pero la Corte resolvió no admitirlos, sin embargo a causa de esto el juicio fue retrasado 2 años más.

A pesar de eso, en el 2007 la CIJ falló que el meridiano 82 no constituye un límite marítimo entre ambos países y también fallaron no conocer el tratado de 1928 en el cual se aborda la situación de las islas San Andrés y Providencia.

“La Corte en el 2007 falló que el meridiano 82 no era el límite, y lo otro que fallaron que como el tratado de 1928 se había venido reconociendo todos estos años, entonces la Corte no tenía jurisdicción para conocer la validez o invalidez de ese tratado, pero eso lo único que cubría eran las tres islas principales que quedaron sin resolver en sentencia definitiva por la Corte”, explicó Argüello.

Recordó que Colombia ha pretendido apoderarse del 70% de los espacios marítimos de Nicaragua argumentando su soberanía en las islas San Andrés y Providencia.

Las costas de San Andrés y Providencia tienen unos 20 km de largo, frente a 450 kilómetros de territorio continental de Nicaragua. “¿Cómo es posible que les vayan a dar siquiera la cuarta parte de los territorios que pretenden?”, se preguntó Arguello.

El diplomático consideró que en los últimos años Nicaragua viene luchando por recuperar sus espacios marítimos sin los cuales el país no ha podido avanzar en aspectos que ampliarían su desarrollo económico.

“Hasta ahora estamos viendo que se están abriendo poco a poco las puertas de la cárcel en la que nos tenían encerrados, por un lado con Honduras al norte el famoso paralelo 15 en el que nos querían encerrar, quedó también esa ventana abierta y ahora la puerta del meridiano 82 se está abriendo, así que ya Nicaragua podrá navegar hacia un futuro mejor”.

Sobre la posibilidad de que Colombia desconozca la sentencia de la CIJ, Argüello indicó que es muy difícil para un país no reconocer una sentencia de la Corte, sobre todo cuando se trata de asuntos limítrofes.

“No se me ocurre que Colombia pueda pretender incumplir, seria inaudito”, afirmó Arguello y recordó que las sentencias de la Corte son inapelables, de obligatorio cumplimiento.

Aseguró que a Colombia no le queda otro camino que aceptar los resultados de la sentencia y manifestó que con la finalización del proceso Nicaragua podrá hacer uso de sus recursos marítimos sin mayores problemas.

Sedimentación en el Río San Juan es una barbaridad palpable


Refiriéndose a la situación del Río San Juan, el cual está siendo severamente afectado por la sedimentación producida por la carretera que Costa Rica construyó en el margen derecho del río, Argüello valoró que se trata de una barbaridad.

“En las dos ocasiones que he ido al Río se ve que es increíble lo que están haciendo ahí… un despale y abriendo una trocha a la zumba marumba”, señaló y recordó que en una de sus recientes visitas vio los bancos de arena que se estaban formando, incluso antes del inicio de las lluvias.

“Lo que se nos viene en el futuro es peor, van a venir nuevas minas, como Crucitas, hoteles, asentamientos y van a ser un daño enorme”, explicó.

Recordó que Costa Rica es el país que más pesticidas usa en el mundo, y obviamente todos esos residuos tóxicos caen en el Río San Juan. También comentó que con la excusa del diferendo con Nicaragua, esa nación que dice ser pacifista ha invertido un 40% más en su presupuesto de defensa.