Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, saludó el 35 aniversario de constitución de la Policía Nacional, subrayando que gracias al trabajo de cada oficial de esta institución, Nicaragua es uno de los países más seguros de América Latina y el Caribe.

Este acto central de aniversario de la Policía Nacional fue presidido por el Presidente-Comandante Daniel Ortega Saavedra; la Compañera Rosario Murillo; el vicepresidente Moisés Omar Hallesleven; la Primer Comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional; jefes y jefas de las policías de Centroamérica y del Caribe y de otras regiones del mundo. También participaron miembros de la Comandancia Nacional de la Policía Nacional, bloques representativos de la fuerza pública, funcionarios de gobierno, diputados y representantes de los diferentes poderes del Estado.

“Felicitamos a nuestra Policía que hoy celebra 35 años de fundada. Felicito al Presidente de la República Comandante Daniel Ortega Saavedra, a la Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa y a todos los miembros que componen a nuestra Policía Nacional, que día a día se entregan de manera solidaria al servicio de nuestro pueblo”, resaltó el prelado nicaragüense.

Indicó que el reconocimiento también debe ser extensivo a cada familiar de un policía, pues los oficiales sacrifican tiempo valioso de la familia, para estar al servicio del pueblo nicaragüense dando seguridad y tranquilidad.

“Orgullosamente decimos que Nicaragua es el país más seguro de Centroamérica porque cuenta con una buena policía. Nuestra Policía es una Policía amiga que trabaja 24 horas del día como verdaderos héroes, manteniendo el orden, cuidando continuamente a nuestro pueblo y comprometida con el progreso y desarrollo de nuestro país”, señaló el Cardenal Obando.

En sus palabras el líder espiritual nicaragüense, dijo que hay que recordar de manera muy especial a aquellos oficiales que en cumplimiento de su deber, entregaron su vida en el afán de construir un país seguro, tal y como lo es Nicaragua en la actualidad.

“Esta tarde elevamos nuestra plegaria al Altísimo para que proteja a todos los miembros que componen nuestra Policía Nacional y les de fuerza y sabiduría para que continúen trabajando por el bien y la seguridad de nuestro pueblo”, pidió su Eminencia al elevar sus oraciones para que Dios derrame bendiciones al trabajo de cada policía nicaragüense.