El vicepresidente de la República Moisés Omar Hallesleven y el canciller de México José Antonio Meade visitaron los trabajos de construcción de la carretera Izapa-Nejapa, que lleva un avance superior al 70 por ciento y se espera que esté concluida en el primer trimestre del 2015.
Meade junto a Hallesleven hicieron un recorrido en vehículo, otro tanto a pie y pudieron constatar la calidad del proyecto, que se ejecuta con un crédito de 38 millones de dólares, aprobados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y garantizados por entidades financieras del gobierno de México.

Hallesleven tuvo la oportunidad de agradecer en nombre del Gobierno Sandinista, por las muestras de amistad y solidaridad que ha tenido el pueblo y gobierno de México, para con Nicaragua, la cual se materializa en una serie de programas y particularmente en diversos proyectos de infraestructura vial, que permiten el fortalecimiento de la comunicación de todos los pueblos de Mesoamérica.

“Nosotros los nicaragüenses estamos muy contentos, de esas relaciones entre México y Nicaragua, y esas relaciones actuales del presidente Enrique Peña Nieto y nuestro Presidente Daniel Ortega, que junto al Frente Sandinista (…) tiene la voluntad e intención de llevar adelante muchos proyectos como este y otros (…) que vienen a favorecer, además del turismo y lo otro que se ha dicho, también viene a favorecer el transporte en la región y vienen a favorecer la parte de educación y la parte de salud”, manifestó Hallesleven.

“Venimos buscando la reducción de la pobreza, la reducción del hambre y la reducción de la exclusión social que Nicaragua en su historia ha sufrido como una lacra y que es con el gobierno de Daniel Ortega (que) hemos venido tratando que esa exclusión se elimine y que sean los proyectos inclusivos, que la sociedad la que se incluya en cada uno de los proyectos”, agregó Hallesleven, reconociendo que México durante los últimos años ha tenido la voluntad firme de ayudar al desarrollo del pueblo nicaragüense.

El vicepresidente indicó que estos proyectos de infraestructura vial vienen a promover el desarrollo y la reducción de la pobreza, lo que ayuda a mejorar el nivel de vida de las familias.

En tanto el canciller mexicano se mostró admirado del avance que está teniendo el pueblo nicaragüense con la administración del Presidente Daniel Ortega, calificando que proyectos de este tipo vienen a demostrar que las relaciones entre ambos pueblos y gobiernos se mantienen firmes.

“Esto refleja como aquí hicimos en un breve recuento, mucho de lo muy bueno que estamos haciendo entre México y Nicaragua, una carretera que va apoyar un comercio que está creciendo de una forma muy importante. El comercio entre México y Nicaragua ha crecido el 60% por año, en los últimos dos años, un país, que ha acogido la inversión mexicana, y esta carretera como acá nos comentaron, va a permitir que hagamos un recuento de inversiones importantes de México aquí en Nicaragua”, señaló Meade.

Añadió que la nueva ruta permitirá también incrementar el turismo, sobre todo ahora que Aeroméxico entrará a funcionar en Nicaragua.

“Todo esto es un buen resumen, es un buen reflejo de la ambición que tenemos México y Nicaragua de estrechar nuestros vínculos, de refrendar nuestra cercanía y de que nuestra relación se vea consolidada, representado y reflejado en obras como está, en inversiones como estas”, indicó Meade.

De acuerdo a los estudios por este tramo de 50.65 kilómetros circularán diariamente unos 15 mil vehículos, pero fundamentalmente el tránsito internacional, cuya ruta forma parte del llamado corredor de Mesoamérica.

Actualmente se trabaja con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para garantizar recursos que ayuden a reducir hasta 70 kilómetros de recorrido entre las naciones que conforma el corredor de Mesoamérica (México, Centroamérica, Panamá y Colombia) lo que se traduce en disminución de tiempo (7 horas) y se garantiza seguridad de la población, pues el trayecto incluye el no paso por ciudades pobladas.

El diseño de la carretera está para una vida útil de 30 años, con el tránsito de vehículos de transporte pesado, principalmente de carga que circulan entre las naciones centroamericanas. Se requieren de unos 8 millones de dólares adicionales para la construcción de obras adicionales en diversos puntos del tramo de 50.65 kilómetros.

Este tramo carretero, es uno de los tres proyectos carreteros que se han ejecutados con fondos provenientes del pueblo mexicano, siendo otros el tramo Matagalpa-Jinotega y San Ramón-Muy Muy.

La construcción de este tramo de carretera la realiza un consorcio compuesto por empresas mexicanas y nicaragüenses. El vicepresidente Hallesleven y el canciller Meade fueron acompañados por funcionarios de ambos gobiernos.