Los ganaderos se quejan de que los bajos precios de la leche y la carne les están causando millonarias pérdidas económicas.

“Lo que estamos plantando aquí desde hace rato es precisamente sentarnos a negociar, no para pedir disparates en el precio de la leche y el precio de la carne, (sino que) queremos precios justos y precios estables”, destacó Solón Herrera, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

“Lo que queremos es respuestas pronto, no podemos estar dando largas a un tema tan complicado y tan serio”, refirió.

Tanto los productores de leche como de carne, han unido posiciones y aseguran que se sentarán unidos a la mesa de negociación, ya que dicen contar con argumentos bien sólidos que certifican que están en desventaja frente a la industria.

Cabe destacar que los ganaderos señalan que si bien el precio de la carne y la leche ha bajado para ellos, esto no se ve reflejado en el precio al consumidor final.

“Ellos dicen que sus costos se han incrementado. A como se han incrementado los de ellos se han incrementado los nuestros. Este sector esta golpeado económicamente y lo que nosotros estamos demandando a las plantas industriales es sentarnos a hacer una negociación decente donde salga favorecida la planta industrial, salgan favorecidos los productores y especialmente el pueblo”, dijo Holman Marín, coordinador de la Asociación de Productores del Norte, Centro y Sur de Nicaragua.

Actualmente las plantas industriales pagan el galón de leche a 20 córdobas, esto represente casi el 50% menos si se compara con los 36 y hasta 40 córdobas que pagaban hasta hace pocas semanas atrás. Las perdidas por lo tanto son cuantiosas si se toma en cuenta que solo en los departamentos de Chontales, Boaco, RAAS y Zelaya Central se producen diariamente 100 mil galones de leche.

En cuanto a la carne, los mataderos pasaron de pagar 81.5 córdobas por cada kilo canal a 72 córdobas, es decir, hubo una disminución de aproximadamente 10 córdobas. De acuerdo al presidente de Faganic, Solón Herrera, esto representa pérdidas de casi 80 dólares por res y a su vez casi 5 millones de dólares mensuales si se toma en cuenta que en Nicaragua hay una capacidad instalada para sacrificar 60 mil reses al mes.

El desabastecimiento en los mataderos ronda actualmente entre un 50 y un 60 por ciento debido a esta situación, lo que podría agravarse si se toma en cuenta esto “ha sido básicamente la posición individual de los productores” y no de todos, según Herrera.

Amenazan con paralizar salida de leche y ganado


De no llegarse a un acuerdo a la brevedad posible, ya algunos gremios de ganaderos hablan incluso de paralizar la salida de leche y ganado en algunas zonas del centro y atlántico del país.

Walter Lima Reyes, presidente de la Comisión de Ganaderos y Productores Independientes de El Rama, El Almendro,  Nueva Guinea, El Coral  y Zelaya Central, señaló que esta decisión podría concretizarse a partir del primero de junio.

“Si no se ha dado una respuesta a esta demanda está definitivamente concretizado que para el primero de junio (habrá) cero leche y cero carne”, afirmó.

“Al consumidor nunca le bajan los precios, siempre está el precio estable y eso miramos que es una irregularidad por parte del sector comercio”, manifestó el productor.

Gobierno podría entrar a mediar si no se resuelve conflicto

Faganic rechazó la mediación del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y destacó que hasta el momento no han recibido ninguna invitación formal por parte del presidente de esta organización, pero en cambio hace un llamado al Ministerio de Agropecuario y Forestal para intervenir en la disputa y así llegar a un acuerdo.

“Esto necesitamos resolverlo a la brevedad”, manifestó Solón Herrera.

Consultado sobre el tema, el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, señaló que efectivamente el Cosep ha asumido certeramente el papel que le corresponde para resolver un conflicto entre dos gremios privados.

“Nosotros, la política que seguimos cuando hay problemas interempresariales es esperar que entre los gremios se pongan de acuerdo”, señaló.

“Ahora si el tema se prolonga mucho, y comienza a tener repercusiones ya sea nacionales o internacionales (…) el gobierno tendría que buscar como contribuir como facilitador a resolver el problema”, explico Arce.