“El Señor Cardenal ha sido para mí además de padre, un amigo”, dijo Monseñor Carballo.

“Yo he considerado siempre que Dios suscita  a los hombres que sean providenciales para su tiempo, y no hay duda que Dios suscitó a Juan Pablo Segundo en la Iglesia Universal y al Cardenal Obando en la iglesia de Nicaragua, para  llevar y guiar a  la iglesia a finales del siglo pasado y comienzo  de este siglo”, añadió.

Su vocación fundamental es Salesiana


“Yo creo que uno de los elementos fundamentales del Cardenal  es su vocación Salesiana. Él traía ya desde su corazón todo el espíritu de  Don Bosco, y esto lo llevó a ejercer su Ministerio Episcopal  con ese espíritu y ya cuando ha sido nombrado Cardenal ,  pues también fue fundamental para él, el poder echar adelante la predilección por los jóvenes, por la familia, con todas las características del Apostolado de San Juan Bosco”, enfatizó en ocasión del Aniversario 27 de haber sido elevado a la Dignidad Cardenalicia.

Monseñor Carballo recalcó que el trabajo del Cardenal  a lo largo de su vida sacerdotal y cardenalicia, lo ha convertido en un referente para la historia, especialmente en este campo de la Reconciliación y de la Paz.

Vida al Servicio de la Reconciliación, la Paz y la Justicia

“Hoy se oyen voces como queriendo decir de que no hay referente moral en la sociedad, pero yo creo que el Cardenal Obando es y seguirá siendo  referente moral, particularmente por esa apertura que él le dio desde el Evangelio a la Reconciliación, que ahora el Gobierno de Nicaragua lo ha tomado también como un tema fundamental y eso ha hecho posible que estemos en paz, que vivamos en fraternidad y que aspiremos a una Nicaragua nueva”.

Abrió las puertas de Nicaragua a Juan Pablo II

El párroco de la Iglesia del  Espíritu Santo destacó también el rol que jugó el Cardenal Miguel en las dos visitas que el Sucesor de Pedro realizara a Nicaragua durante la década de los 80, en los que medió la profunda amistad que lo unía a Su Santidad Juan Pablo II.

“Yo creo que fue fundamental. Evidentemente que en las invitaciones siempre participan los Estados, pero hay un elemento válido, que es esto que Usted señala, la comunicación fluida entre el Arzobispo de Managua y Su Santidad Juan Pablo Segundo y eso le sirvió al Señor Cardenal incluso, para valorar lo que fue en su momento la capacidad, digamos, del Cardenal de poder ser un buen consejero  para el Papa en los asuntos relativos a esta realidad nicaragüense”, explicó.

Monseñor Carballo resaltó igualmente que es el Primer Cardenal de Nicaragua y el primer religioso nicaragüense elector del actual Papa Benedicto XVI.

“Esto tiene que ser contabilizado en la historia de Nicaragua”, dijo.

No obstante, dijo que habría que esperar que el Cardenal Miguel escriba sus Memorias para conocer todos los detalles de su vasta vida sacerdotal.

“Nosotros lo que  tenemos son informaciones, digamos históricas, pero ya los detalles habría que esperarlos porque creo que ellos quedan bajo  sigilo de no poder contar interioridades, pero creo que en la Memoria algo va a aparecer del cónclave, primero,  un nicaragüense que  elige al Papa como Sucesor de Pedro”, reiteró.