Efectivo de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua ejecutaron este martes la "Operación Tornado" en la que se decomisó 203 tacos de presunta cocaína que venían en 8 bultos que intentaba trasegar el costarricense de Heredia, Abel Antonio Aragón Fajardo, y el nicaragüense Luis Antonio Flores, residente en el municipio de San Juan del Sur.

Este trabajo forma parte de la estrategia de muro de contención que impulsan las autoridades nicaragüenses, en contra del narcotráfico internacional y crimen organizado, que en los últimas operativos ha incautado 318 paquetes de cocaína en Rivas el 17 de julio, el 22 de julio en San Juan del Sur otros 452 paquetes y ahora esta incautación de 203 tacos.

El capitán de fragata Juan Benjamín Juárez, Jefe del Estado Mayor del Distrito Naval del Pacifico, informó que los detenidos viajaba en la panga “Esmeralda” y fueron detenidos en el sector de Casares a eso de las 10 de la noche del martes.

Los tacos de cocaína estaban envueltos con cintas adhesivas de colores rojo, café, amarillo y negro. Una buena cantidad de tacos traían una etiqueta con la imagen de una serpiente y la palabra “Cobra”. Los dos detenidos fueron entregados en el Puerto Sandino a las autoridades policiales de León ante la presencia de fiscales del Ministerio Público.

Los sospechosos viajaban en una panga al momento de ser detenidos por efectivos del distrito naval pacífico de la Fuerza Naval de Nicaragua, en el sector de Casares. La operación tornado forma parte de todo un plan denominado “Tormenta Azul” que es ejecutada por efectivos del ejército y de la Policía Nacional.

En los primeros cinco bultos se contabilizaron 25 tacos en cada uno de ellos, mientras en los últimos tres sacos fueron encontrados 26 tacos por cada uno.