Después de irse a dormir a las 5.30 de la madrugada del martes, Kei Nishikori sacó fuerzas para disputar otro partido maratónico en el Abierto de Estados Unidos y convertirse en el primer varón japonés que en la era abierta del tenis se clasifica a las semifinales de un Grand Slam.

Nishikori, el décimo cabeza de serie, doblegó el miércoles 3-6, 7-5, 7-6 (7), 6-7 (5), 6-4 al suizo y tercer preclasificado Stan Wawrinka.

"Comencé algo tenso, pero estaba bien físicamente. Fui ganando confianza, en especial tras ganar el tercer set", dijo Nishikori a pie de cancha tras su victoria en la fase de cuartos de final. "No sé cómo he terminado el partido, pero estoy muy contento".

El duelo del miércoles en el estadio Arthur Ashe se prolongó 4 horas y 15 minutos, apenas cuatro minutos menos de trámite con respecto al choque que le ganó al canadiense Milos Raonic y que terminó a las 2.26 de la madrugada, igualando el récord del desenlace más tarde en la historia del US Open.

Casi 36 horas después, el japonés volvió a la cancha para enfrentar a un adversario que inició la temporada consagrándose campeón en el Abierto de Australia.

Fue de menos a más en el partido, marcando la diferencia con sus punzantes devoluciones. También fue letal al atacar la red, donde concretó a su favor 29 de 37 puntos.

Nishikori tendrá más tiempo de descanso con miras a las semifinales del sábado, en la que espera por el ganador del choque entre el serbio y máximo preclasificado Novak Djokovic y el británico Andy Murray, dos ex campeones del torneo.

"Este es mi Grand Slam favorito. Tengo buenos recuerdos y estoy extasiado de estar en mi primera semi", destacó el japonés que tiene como entrenadores al argentino Dante Bottini y a Michael Chang, el campeón de Roland Garros 1999.

"Espero poder recuperarme otra vez y jugar el cien por ciento en la próxima ronda.

El último japonés en avanzar a una semifinal de una de las cuatro grandes citas fue Jiro Satoh en Wimbledon 1933, mucho antes del inicio de la era abierta en 1968. Ichiya Kumugae, en 1918, fue el último japonés en alcanzar la fase de los cuatro mejores en un US Open.

Nishikori marcó un hito este mayo pasado, cuando se convirtió en el primer varón japonés en figurar en el Top 10 de la ATP, al escalar al noveno lugar.

Llegó a este US Open con poco rodaje, luego que a inicios de agosto debió operarse para que le extirparan un quiste en su pie derecho.

Nishikori no fue el único que durante la jornada avanzó a su primera semifinal de un grande, ya que Ekaterina Makarova alcanzó esa instancia al vencer 6-4, 6-2 a Victoria Azarenka.

Luego de perder en sus previos cuatro duelos de cuartos de final en los Slams, la rusa de 26 años no falló ante la subcampeona de las dos ediciones anteriores del último grande de la temporada.

"Antes no me tenía mucha fe de que podría hacerlo", dijo Makarova. "Pero hoy la sensación era totalmente distinta".

Azarenka, quien cometió 27 errores no forzados, reconoció que padeció un malestar estomacal por algo que comió el día previo, pero fue tajante al señalar que eso no justifica su derrota.

"No voy a poner excusas", dijo la bielorrusa que destrozó la raqueta tras uno de sus fallos. "Intenté lo mejor que pude. Le doy todo el crédito a mi rival. Mereció ganar".