Luego del trágico accidente que dejó soterrados a 29 mineros –de los cuales 22 pudieron ser rescatados con vida- en la Mina El Comal, Región Autónoma el Caribe Norte, el Presidente de la República, comandante Daniel Ortega, aseguró que el Gobierno hará sus mejores esfuerzos para que se tomen las máximas medidas de seguridad en los lugares donde laboran los mineros artesanales.

El mandatario dijo que no es fácil impedir que los mineros artesanales lleguen a laborar a minas como El Comal, la cual había sido abandonada por la empresa HEMCO por razones de seguridad.

“No es cierto, no es así de sencillo. En todo caso tendremos que hacer mayores y mejores esfuerzos a partir de esta experiencia para que se guarden las máximas medidas de seguridad allí donde están los mineros artesanales trabajando, poderles identificar cuáles son los puntos de alto riesgo donde no conviene que penetren y dónde están las zonas de menor riesgo donde podrían operar con margen de seguridad mucho mayor. Esa es una tarea que tenemos ahora pendiente”, expresó el mandatario nicaragüense.

Daniel aseguró que en esa mina trabajaban más de 100 obreros artesanales, pero que no obstante en Nicaragua existen centenares de mineros laborando en la extracción de la broza para tratarla luego con mercurio a riesgo de su propia salud y del medioambiente.

Dijo que el gobierno hace esfuerzos para que esta actividad minera artesanal “se pueda ir combinando con la actividad de las empresas mineras industriales de tal manera que esa broza que extraen de las minas sea traslada” a la industria a un precio justo.

Aseguró que esto permitirá bajar los riesgos en cuanto al proceso de conversión de la broza en oro.

Un trabajo muy peligroso

Al respecto, señaló que en Nicaragua ya se ha avanzado en este tema, particularmente en la zona de La Libertad donde existen muchos mineros artesanales que han venido trabajando junto a la empresa concesionaria allí establecida.

El comandante Daniel explicó que el riesgo es mucho mayor cuando se trata de operar en minas como las del municipio de Bonanza, ya que estas son de profundidad y no de cielo abierto como las de La Libertad.

En el caso de Bonanza el minero artesanal busca en las rocas los trazos de las vetas para dinamitarla, triturarla y posteriormente procesarla, explicó.

Destaca la fuerza de la solidaridad

Daniel aseguró que para tratar de rescatar a los 7 mineros que no pudieron ser salvados, los equipos de socorro hicieron una labor más allá de los límites que establecen las normas de rescate.

Destacó que en ello fueron determinantes los mismos mineros artesanales “que conociendo muy bien todos y hasta el último rincón de esa antigua mina en abandono” se sumaron a los labores de salvamento.

El mandatario aseguró que tras conocerse la noticia del derrumbe, la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua jugó un papel muy importante al disponer de sus medios para trasladar a los equipos de rescate hacia la zona.

“Quiero destacar la fuerza de la solidaridad, el ejemplo de solidaridad tanto de los mineros artesanales como de las autoridades locales, como de la empresa industrial minera, como de las autoridades nacionales, como del Ejército y la Policía que inmediatamente volcaron todas su capacidades (...) para acompañar en esa batalla por la vida a los mineros (atrapados)”, subrayó.

Venezuela siempre dispuesta a apoyar

Daniel aseguró que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, puso a disposición de Nicaragua el envío de un equipo de rescate, el cual no tuvo que venir al país debido a que el viernes por la noche los equipos de rescate nacionales pudieron sacar a 20 de los mineros (dos ya habían logrado salir por su cuenta el día jueves).

Condiciones de rescate eran riesgosas

Expresó que las condiciones en que se realizaron las labores de rescate eran de altísimo riesgo “porque los derrumbes continuaban” debido a la gran humedad.

Dijo que los equipos rescatistas empezaron a construir de forma artesanal una escalera con la cual había que alcanzar una altura de casi 90 metros.

Aseguró que de esa manera fue que se logró rescatar el día viernes a los 20 mineros, quedando nada más 7 desaparecidos.

Para tratar de salvar a estos últimos se siguió trabajando los días posteriores, cuando finalmente el lunes los riesgos se hicieron aún mayores y en una reunión los mineros y los familiares de los desaparecidos decidieron desistir.

El comandante Daniel indicó que no se descarta que si las condiciones climáticas y si el terreno así lo permite, se puedan hacer nuevos intentos de búsqueda.

“No se pude perder la fe, no se puede perder la esperanza, pero no podemos forzar tampoco a darle continuidad a la búsqueda en las condiciones de altísimo riesgo donde tendríamos más mineros, y ahora bomberos, expuestos a morir soterrados o a quedar atrapados”, explicó.

Para el comandante Daniel hay que darle gracias a Dios porque salieron con vida 22 de los 29 mineros, lo cual representa “un hermoso gesto de solidaridad en esta Nicaragua de principios cristianos, de valores cristianos, de principios sociales y prácticas solidarias”.

El líder sandinista envió un abrazo solidario a la comunidad de mineros que trabajaban en El Comal, a los 22 que pudieron ser rescatados y a las familias de los 7 desaparecidos.

“Tengan la seguridad que van a contar y cuentan con todo nuestro respaldo para seguir haciendo esfuerzos cuando en momentos en que las condiciones lo permitan, para dar con el paradero de estos 7 hermanos que están desaparecidos”, señaló Daniel.

Aseguró que mientras no existan evidencias de que estos se encuentran muertos, no se puede desistir de seguir buscando.

Puente sobre el Río San Juan

El comandante indicó que el fin de semana pasado tenía programado la inauguración del Puente Santa Fe, sobre el Rio San Juan, pero que por motivo de esta emergencia tuvo que suspender la inauguración.

Afirmó que la obra contó con la cooperación del gobierno de Japón, siendo una ruta de importancia internacional no solo para Nicaragua y Costa Rica sino para Mesoamérica.

Daniel aseguró que el bautizo del mismo, luego de que ya se ha abierto el tráfico, se podría realizar en el 2015 cuando Costa Rica haya construido una nueva estructura en el puesto fronterizo ubicado en la zona.