El fenómeno no amenaza el territorio mexicano al situarse a 445 km al suroeste de la ciudad costera de Manzanillo, con vientos máximos sostenidos de 165 km por hora, según los científicos estadounidenses.

El NHC emitió no obstante una advertencia para la zona costera comprendida entre Punto San Telmo y La Fortuna, indicando que se preveían tormentas para las próximas horas.

La tormenta se desplazaba hacia el norte a una velocidad de 13 km/h y no se esperaba que alcanzara la costa mexicana hasta la noche del viernes, momento en el cual se prevé que la tormenta se habrá debilitado.

Para la tarde de este jueves el centro de huracanes anunció fuertes oleajes y corrientes de retorno que pueden poner en peligro de vida a surfistas y bañistas en la región.