Monseñor Eddy Montenegro brindó su mensaje de solidaridad a las familias de los 7 mineros artesanales del municipio de Bonanza, que quedaron atrapados en el interior de la mina "El Comal", en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

“No hay duda: alegría por un lado porque se rescata a más de 20 personas que estaban atrapadas en la mina; y luego la mala noticia que causa dolor, llanto y angustia en los familiares de estos seres queridos que no pudieron ser rescatados con vida”, añadió Montenegro.

Subrayó que la minería siempre ha sido una actividad muy peligrosa, sobre todo por los constantes derrumbes que siempre ocurren en los túneles de las minas, recordando que su papá y el de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando, fueron mineros y siempre contaban anécdotas de su trabajo, algunas bonitas y otras trágicas.

“Desde aquí le mandamos un mensaje de solidaridad, de amor, de fe, de misericordia, de fraternidad de las familias de estos hermanos mineros que perdieron a sus seres queridos, sobre todo que son hijos, son padres, son hermanos, son esposos. No hay duda que estas tragedias causan mucho dolor y mucho angustia, pero hay que refugiarse en Cristo en nuestro Señor, creemos en la misericordia del Señor que les asista en este momento de tanto dolor”, expresó Montenegro.

Lamentó que en medio de esta tragedia que llena de luto a Nicaragua y particularmente a las familias de Bonanza, existan personas insensibles que sugieran que no se realizaron los esfuerzos necesarios para sacar a los mineros soterrados.

“Seguí paso a paso los esfuerzos que se hicieron, oíamos a los bomberos, oímos a gente de la comunidad, a los que están ahí en la alcaldía, vimos al comandante (Lumberto) Campbell que estuvo ahí, es que conocedor de la zona y yo pienso de que los mismos mineros que estaban atrapados han expresado que en realidad han pasado muchas horas, lo más probable es que el derrumbe les haya caído encima en esta tragedia terrible, pero siempre por desgracia si criticaron a Cristo nuestro Señor, mucha gente es difícil de hacerlos comprender estas cosas (…) y hay cierto tiempo en que los especialistas (rescatistas) dicen aquí no hay nada que hacer, la oración y la fraternidad para estos hermanos”, indicó.

Subrayó que una vez más el pueblo nicaragüenses y particularmente los mineros de Bonanza, demostraron ser solidarios, ya que en todo momento trabajaron días y noches enteras tratando de rescatar a los siete desaparecidos.

“Nuestro pueblo es un pueblo noble y solidario, siempre lo vemos ahí en las tragedias brindando su mano de ayuda y gracias a Dios ahora tenemos un gobierno que rápidamente asiste a esta situaciones de dolor, los hemos visto con los terremotos, lo hemos visto con los huracanes, en las lluvias, en los cauces, en los desastres, son cosas que suceden en la naturaleza y es ahí donde el hombre y el ser humano tiene que estar preparado con un corazón abierto y solidario para dar la mano y para dar lo que puede, para ayudar y mitigar estas situaciones”.

Finalizó sus palabras aplaudiendo la actitud solidaria del Gobierno Sandinista, del presidente Daniel Ortega y de la compañera Rosario, Coordinadora del Consejo de Comunicación, quien aseguró que brindarán el apoyo a las familias de los 7 mineros artesanales que quedaron soterrados en el trágico derrumbe.

“Eso muy importante ese mensaje de esperanza y solidaridad para con las familias, de hecho no solamente la parte activa de la fe, que tiene que funcionar en estos hermanos familiar de los seres queridos, sino que ahí están presente el gobierno diciéndole; aquí vamos a estar en estos momentos para tratar de mitigar el aspecto material de la situación”, concluyó Montenegro.