Miembros del equipo de búsqueda, salvamento y rescate de la Dirección General de Bomberos (DGB) y la Asociación Civil del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, que participaron en una misión especial para rescatar a mineros artesanales que habían quedado soterrados en el cerro El Comal, en el municipio de Bonanza, destacaron el trabajo conjunto con el grupos de mineros artesanales para alcanzar el éxito de la operación, en la cual se logró poner a salvo a un grupo mayoritario de 22 mineros.

A su regreso a Managua, la tarde de este martes, el Comandante Javier Amaya, quien estuvo a cargo del equipo de rescate, detalló que la misión fue muy difícil, sin embargo parte del éxito de la misma se debe al apoyo solidario de los mineros, que contribuyeron en todo momento con las labores de búsqueda y rescate.

Amaya lamentó que a pesar de todo el esfuerzo realizado, y tras haber rescatado a 22 mineros, no se logró concretar la búsqueda de un segundo grupo de 7 mineros, que quedaron soterrados en el interior de la mina.

“Lamentablemente hicimos el esfuerzo humanamente posible por sacar a los 7, pero nos sumamos a la voluntad expresa de los compañeros mineros artesanales y de las familias, donde expresaban que ya se había hecho mucho trabajo y la zona estaba muy inestable. Toda la parte de las cuevas de las minas estaban al borde del colapso”, explicó.

“Nosotros estábamos en la plena disposición por órdenes del Presidente de la República hasta las últimas consecuencias, y ahí íbamos a estar mientras el tiempo lo permitiera”, agregó.

Amaya también destacó la fusión que hubo entre el grupo especializado en búsqueda y rescate con los mineros artesanales, lo cual fue fundamental para la operación.

Describió que la misión fue muy riesgosa, “trabajando sobre alturas a 260 metros del piso”, por lo cual aseguró que el aporte de los mineros fue loable, además que actuaron con disciplina, entereza y seguridad.

“Hay que agradecer públicamente el apoyo de los guiriseros que fusionamos un solo equipo y pudimos lograr en la primera etapa de la reocupación de 22 compañeros, dos que salieron por sus propios medios y 20 que pudimos rescatar con vida en la primera etapa”, indicó.

Resaltó que el equipo de búsqueda, salvamento y rescate se activó desde el mismo día que se conoció la tragedia, disponiéndose de inmediato a trasladarse al cerro El Comal.

Amaya manifestó que solo un Gobierno como el presidido por el Comandante Daniel Ortega, que se preocupa por la seguridad ciudadana, hizo efectivo que todo el equipo especializado estuviera en la zona atendiendo la situación.

Detalló que el equipo trabajó 77 horas efectivas, durante 104 horas corridas en condiciones inhóspitas, debido a las difíciles condiciones de acceso al interior de la mina.

Por su parte el Capitán Ramiro Saavedra, de la DGB, expresó que esta es una experiencia más para el equipo de búsqueda y rescate en un escenario completamente diferente.

“Ahora estuvimos en profundidades. Para nosotros era un terreno desconocido, íbamos a ciegas, pero los mineros nos ayudaron bastante con la localización y a caminar por ese terreno que era desconocido para nosotros. El trabajo fue agotador, nosotros hicimos relevos para no cansar a todo el personal”, precisó.

El equipo de búsqueda, salvamento y rescate que la Dirección General de Bomberos envió a la Mina El Comal, estaba conformado por 34 miembros e incluía la técnica canina.

Fuerza Aérea garantizó traslado de equipos de rescate a Bonanza

El jefe de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua, General de Brigada Spiro José Bassi Aguilar, aseguró que a partir de las instrucciones del Presidente Daniel Ortega, esa unidad militar se dispuso desde el día 29 a garantizar el traslado del personal especialista en búsqueda, salvamento y rescate hacia el municipio de Bonanza.

“La misión fundamental fue de traslado de Managua a Siuna, a bonanza, para que procedieran a apoyar y auxiliar a los mineros atrapados en las minas. Una de las misiones principales del Ejército y la Fuerza Aérea es apoyar a la población y socorrer a la población, una elevada cantidad de misiones y de horas de vuelo están destinadas fundamentalmente al apoyo a la población”, afirmó Bassi.

Para el traslado de los especialistas la Fuerza Aérea dispuso la utilización de dos helicópteros MI-17.