Los veintidós mineros rescatados en la mina El Comal, en Bonanza, se reunieron la mañana de este martes en la Iglesia de Dios del Barrio 'Los Cocos', para darle gracias a Dios por esta segunda oportunidad de vida.

Las familias pidieron al Altísimo por las almas de los otros 7 mineros que no pudieron salvarse producto de un segundo derrumbe en el interior del yacimiento.

Tras la oración, el Pastor Miguel Rivera de la Iglesia de Dios, manifestó que en el momento en que los güiriseros estaban angustiados, bajo tierra, Dios les respondió.

"Lo importante es que ahora ellos sirvan al Señor, en agradecimiento por esta segunda oportunidad. Ya ellos están mejor, y conscientes que deben de guiarse mejor en su trabajo", expresó.

El güirisero Alessio Benavidez, fue uno de los dos mineros que lograron salir primeros del túnel tras el deslave. Durante la oración, manifestó sentirse más vivo que nunca, porque Dios le permitió continuar luchando.

"Estábamos cerca de donde fue el derrumbe, logramos salir primeros rascando una chimenea hacia arriba. Nosotros salimos, y avisamos que el resto de nuestros compañeros habían quedado soterrados“, explicó.

Para continuar dando gracias a Dios por haberles permitido salir vivos de las profundidades de la tierra, los veintidós mineros y sus familiares, preparan una Vigilia de Adoración y una simbólica despedida a los mineros fallecidos en la fosa.