(Bonaza, RAAN) - Hicieron hasta lo humanamente posible trabajando día y noche en la búsqueda de los otros 7 mineros que habían quedado soterrados desde el jueves pasado, pero un segundo derrumbe a lo interno del túnel los obligó de manera sensata a cesar operaciones.

Los güiriseros y las brigadas de rescate enviadas desde Managua por el Gobierno Sandinista ya no pudieron hacer más. La lluvia causó un estrepitoso deslave, dejando las columnas que sostenían las paredes y techo del túnel, nuevamente soterrados.

Durante una conferencia de prensa, la noche de este lunes, el minero Arnoldo Rivera, manifestó que ni con todo el oro del mundo se puede pagar la vida de una persona, por lo que este hecho los viene a hacer reflexionar sobre ejercer esta labor con mayor responsabilidad bajo tierra.

"No pudimos hacer más de lo que hemos luchado. Ya no tenemos otra alternativa de cómo sacar a estos compañeros", expresó Roberto Urbina, tras dar por concluido el trabajo de horas tras horas en el interior del yacimiento.

El güirisero, Antonio Rodríguez, hizo un llamado de conciencia a los 22 hermanos que fueron salvados, "para que ahora lleven sus vidas de manera mejor, Dios les ha dado una segunda oportunidad".

En horas de la noche de este domingo, los mineros artesanales indicaron que el hecho de abandonar la búsqueda es doloroso, sin embargo es lo único que pueden hacer, tras arriesgar sus vidas en el segundo derrumbe del túnel.

"Los mineros luchamos, pero ya no pudimos. La chimenea se vino abajo, y murieron, sabemos que no es culpa de nadie, y les pedimos a los demás compañeros que busquen otros puntos vírgenes para trabajar", dijo Pedro Umanzor.

El compañero Elton Mayrena, miembro de Juventud Sandinista y también güirisero de la zona, explicó que el segundo derrumbe fue tan fuerte que trajo abajo cientos de toneladas de tierra de una de las chimeneas.

"Es imposible seguir luchando por encontrarlos, ese derrumbe fue enorme, lo mejor es ya no seguir poniendo en riesgo a más personas, y aunque duele, tenemos que estar claros que el cuerpo muere y el alma no", expuso Domingo Barrera Mercado, padre del fallecido minero Juan Carlos Barrera.

"Yo le doy muchas gracias a nuestros Gobierno, al Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, quienes mandaron a estos brigadistas a apoyarnos", manifestó.

Durante esta conferencia, Arnoldo Rivera, otro de los güiriseros que participó en el rescate, explicó que en estas tareas de salvamento, hubieron amigos, hermanos y familiares que estuvieron por más de 70 horas trabajando duro.

"Esta tragedia nos ha unido más como una gran familia. Esto nos sirve de ejemplo, pero tenemos que valorar los riesgos, saber a qué mina vamos a entrar”, refirió.

El Comandante Francisco Javier Valle, Jefe de la Unidad de Búsqueda de la Dirección General de Bomberos, a través de un comunicado se solidarizó con las familias de los fallecidos.