Según el protocolo, el presidente saliente, Álvaro Colom, entregó las insignias presidenciales al jefe del Legislativo, Gudy Rivera. Seguidamente, su sucesor, en presencia de delegaciones internacionales y funcionarios gubernamentales, juró ante la Constitución velar por los intereses del pueblo.