El ambiente lluvioso y de cierta manera agradable que se sintió la semana pasada cambiará drásticamente en las próximas 24 horas, cuando el mercurio vuelva a ascender a los 35 grados centígrados en diferentes regiones de Nicaragua.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó que tras la salida de la onda tropical número 26, actualmente el país se encuentra bajo la influencia de altas presiones y por tanto las probabilidades de lluvia son muy escasas.

“Los vientos van a estar débiles, con velocidades muy bajas, esto va a tener su incidencia en la sensación de calor que vamos a tener, por tanto las temperaturas máximas seguramente van a incrementarse hoy (lunes) y mañana un poco, pudiésemos estar hablando de 35 grados en buena parte del territorio nacional”, expresó Marcio Baca, Director de Meteorología del Ineter.

Baca dijo que la institución no descarta la ocurrencia de lluvias, no obstante, estas tendrán un carácter muy aislado.

El Ineter recomienda a la población que ante lo elevado de las temperaturas se mantenga hidratado, que no se exponga a los rayos solares y que use vestimenta clara y ligera.

La onda tropical 26 dejó caer este fin de semana algunas lluvias, con acumulados no mayores de 20 milímetros en la ciudad de León.