El presidente de la Duma de Estado (Parlamento) de Rusia, Serguéi Narishkin, al llegar hoy a Francia dijo a la prensa que las sanciones solo llevan a un atolladero.

“A mi juicio, las sanciones, tanto corporativas y sectoriales como individuales, son un camino que lleva a un atolladero”, señaló el parlamentario quien arribó a París para participar en una reunión de la PACE invitado por su presidente.

Según Narishkin, las sanciones individuales son “una medida antidemocrática y absurda”, que contradice la tradición europea.

“Por una parte, muchos políticos de Occidente declaran que sin diálogo con Rusia es imposible solucionar el complicado conflicto ucraniano interno, pero por la otra, ellos mismos restringen contactos con los políticos y parlamentarios rusos”, señaló.

A finales de julio pasado, la UE en pos de EEUU impuso sanciones sectoriales contra Rusia por su postura hacia Ucrania. En respuesta Moscú embargó las importaciones de los países que se unieron a esta medida.

La agencia AAP comunicó hoy que Australia se unirá a las sanciones de la Unión Europea.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, señaló que se restringirán las importaciones de armas y de la maquinaria de extracción del petróleo y se limitará el acceso al mercado de capitales de Australia para varios bancos de Rusia.

Además, los inversores australianos no podrán invertir en la infraestructura de Crimea y Sebastopol.

Todavía no hay información sobre la fecha en que las sanciones entran en vigor.

Por otra parte, el primer ministro no dijo nada sobre la restricción de las exportaciones del uranio, amenaza que profería antes.