Su Eminencia Cardenal Leopoldo Brenes en el marco de las festividades en honor a Santa Rosa de Lima, envió un mensaje de solidaridad para con las familias de los mineros de Bonanza, que viven momentos de tensión por la situación que atraviesan 7 compañeros que se encuentran aún atrapados en la mina El Comal.

Indicó que regresaba de una viaje fuera del país, cuando se enteró de la lamentable noticia del deslave en la citada mina y “desde ese momento me uní en oración a los obispos de la Costa Monseñor Pablo (Schmitz Simon de Bluefields) para pedir que fueran rescatados”.

Dio gracias a Dios por el rescate de los primeros 22 mineros que salieron a salvo gracias a los gestos de solidaridad y unidad que han tenido las autoridades del Gobierno Sandinista, los empresarios de Hemco y las familias de Bonanza.

“Gracias a Dios hemos tenido la noticia, esa solidaridad, esa unión que se dio entre varias empresas para que junto con el Estado (Gobierno) pudieran ser rescatados hasta en este momento 20 mineros, ojala que los otros todavía no se sabe (su paradero) ojalá que se puedan rescatar para la tranquilidad de sus familias", agregó.

Aprovechó la presencia de los Medios del Poder de las Familias y la Comunidad, para enviar un saludo “de cercanía, de solidaridad con todas las familias de aquellas personas que aun están desaparecidas y también una cercanía a todas aquellas personas que están en los hospitales todavía siendo examinados”.

Celebran a Santa Rosa de Lima

Indicó que en estos momentos de tensión por la situación de los mineros, Dios siempre da el consuelo y la esperanza “así que confiamos en el Señor y ojala que puedan esos hermanos ser rescatados muy pronto con vida para alegría de sus familiares”.

Las declaraciones de Brenes se dieron minutos después de concluir la misa en la Iglesia Santa Rosa de Lima, ubicada en el barrio del mismo nombre, cuya feligresía celebró a su santa patrona con una diana, la coreografía rítmica de la banda musical del colegio Padre Luis Almendarez y la serenata del mariachi Garibaldi que le dedicó tres canciones.

En la eucaristía 35 niñ@s y jóvenes recibieron la “confirmación eclesiástica” y la bendición de parte del Cardenal Brenes que fue acompañado por el cura párroco de la iglesia Santa Rosa, Javier Amador y por el padre Antonio Castro de la parroquia la Virgen de la Merced del barrio Larreynaga. La confirmación es una ceremonia religiosa, por la que se renuevan y reafirman los votos que en su nombre hicieron los padrinos delante de la pila bautismal.

Cabe destacar que el Cardenal Brenes entre los años 1985-1991 fue el cura párroco de la Iglesia Santa Rosa de Lima (primera Santa de América Latina y de Filipinas), por lo que durante su homilía se declaró muy contento de estar en las celebraciones de la patrona del barrio, que es conmemorada el último domingo de agosto de todos los años.

Brindó saludos especiales a muchos vecinos del barrio que él conoció durante ejerció su apostolado en esta parroquia y “que hoy me los encuentro con [email protected], casados, siendo siempre feligreses de esta iglesia”.

“Ustedes vivieron conmigo mis años como presbítero, como sacerdote, pero también me acompañaron cuando en 1988 fui nombrado obispo auxiliar, ustedes y yo vivimos ese acontecimiento como un momento de gracia por parte del Señor para con ustedes y para conmigo”, dijo Brenes al dirigirse a los feligreses.

Igualmente felicitó a los vecinos del barrio por mantener y mejorar la iglesia Santa Rosa de Lima, la cual a través de los años ha venido siendo mejorada para confort y bienestar de los feligreses.

El padre Javier Amador al concluir la ceremonia religiosa agradeció a los estudiantes del colegio Santa Rosa, del centro escolar Padre Luis Almendarez, al mariachi Garibaldi por las muestras de cariño brindadas al Cardenal, pero también agradeció a las autoridades distritales de la alcaldía y del FSLN por brindar su apoyo a la parroquia y a las festividades en honor a Santa Rosa de Lima.