Especialistas mexicanos en temas de variabilidad climática y sus afectaciones en diversos ámbitos, iniciaron un taller con miembros del proyecto Mesoamérica y delegados de los países de la región para proponer acciones regionales y locales ante la sequía que actualmente se vive en la región.

En el taller estuvieron presentes el Embajador de México, Rodrigo Labardini y el Presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes.

En declaraciones a medios nacionales el embajador mexicano, comentó que el equipo mexicano está compuesto por 10 especialistas en temas de bosques, recursos hídricos, salud, entre otros, y los efectos de la variabilidad climática sobre los mismos.

Dijo que el equipo está dispuesto a intercambiar experiencias con los gobiernos de la región y recalcó que el apoyo del gobierno mexicano se da en respuesta a una solicitud hecha por el Gobierno de Nicaragua.

Por su parte el presidente del BCN, Ovidio Reyes, resaltó que en el taller los países centroamericanos compartirán información sobre el impacto del cambio climático en sus territorios y junto a los expertos extraerán las mejores lecciones y experiencias.

“Nuestro objetivo, además de conocer las experiencias, es proteger a los sectores vulnerables que son los más afectados en situaciones de calamidad y desastres”, aseguró Reyes.

El funcionario indicó que en el caso de Nicaragua se están realizando las mediciones de impacto en temas como agua, salud, bosques y producción.

Dijo que por el momento el Gobierno ha estado confrontando los efectos de la falta de lluvias, atendiendo a la población con los recursos presupuestarios y con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos.

“Hemos ido a las poblaciones más pobres, a las familias más afectadas y les hemos dado todo el apoyo necesario. En estos momentos estamos con los recursos suficientes para atender la emergencia. Si hay un cambio en el patrón que va siguiendo el clima tendríamos que acudir a otras instancias, pero por el momento podemos trabajar con los recursos que tenemos en el Presupuesto General de la República”, aseguró Reyes.

También destacó que Nicaragua ha señalado que el tema de la variabilidad climática y sus efectos como es la sequía, deben enfrentarse de manera multisectorial.

“Todas las instituciones del estado (deben estar) avocadas a atender el problema no solo con apoyo directo con alimentos sino con atención en materia de salud, nutrición, reforzando los programas que pudiesen existir para tender a los grupos vulnerables y proceder con propuestas de mediano y largo plazo para ir mejorando la productividad, entregar semillas tecnificadas, construyendo reservorios de agua y avanzar en una economía adaptada a las nuevas condiciones”, enfatizó.

Detalló que en el país la disminución del régimen de lluvias está afectando a 60 municipios del corredor seco.

“Nosotros estamos disponiendo todos los recursos que están en el presupuesto. Todas las instituciones que están involucradas están destinando recursos”, para enfrentar la situación, indicó Reyes.