El doctor Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante La Haya, comentó que dio a conocer a los parlamentarios los principales alegatos que tanto Nicaragua y Colombia han presentado ante la CIJ. Además presentó una perspectiva sobre lo que se espera del fallo de la Corte.

Argüello explicó que el caso del conflicto limítrofe se ha prolongado más de lo normal debido a las excepciones preliminares a la jurisdicción de la Corte que Colombia presentó y que la corte resolvió hasta el año 2007.

Luego el caso sufrió otro retraso debido a que Honduras y Costa Rica pidieron intervenir en el caso, en ese sentido se desarrollaron audiencias para resolver esa solicitud.

“Eso  fue atrasando el asunto nuestro principal con Colombia hasta que se dieron las  audiencias el mes pasado”, dijo Arguello.

Señaló que ahora concluidas las audiencias y contestadas las preguntas que hicieron  los jueces, el caso está en manos de la Corte.

“Es difícil poder decir cuánto tiempo va a tardar, por experiencias anteriores podríamos calcular que unos 6 meses, tal vez en octubre o noviembre podríamos tener un fallo, pero pueden haber imprevistos por cuestiones de urgencia que la corte tiene que atender”, explicó.

Según el experto se espera que tras el fallo de la Corte, Nicaragua disponga de más de 100 mil kilómetros cuadrados de espacios marítimos.

“Ese es el  principal escenario; estamos hablando de una enorme riqueza de pesca y otros recursos que puedan haber ahí, obviamente es una plataforma continental riquísima y esto es para Nicaragua,  estamos rompiendo las cadenas en que nos  tenía Honduras y Colombia”, aseguró.

Valoró que para finales del año Nicaragua pase a  una nueva etapa “donde podamos explotar todos nuestros recursos  como realmente tenemos derecho a hacerlo”.

En relación a la soberanía de los cayos y las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, explicó que en el año 2007 la CIJ resolvió que no podía conocer sobre la validez del tratado de 1928.

“Entonces excluyó de su conocimiento eso,  la Corte dijo que no tenía jurisdicción para conocer eso”.

En ese sentido, explicó Arguello, quedaron excluidas del caso las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, todo lo demás quedó incluido.  

No obstante indicó que en esta ocasión lo que se está discutiendo son los espacios marítimos y la plataforma continental que pertenecen a Nicaragua.

“El verdadero enfoque  que nosotros tenemos que ver y el verdadero perjuicio que nos ha ocasionado Colombia es habernos parado el desarrollo nuestro  en toda nuestra plataforma continental y todos nuestros derechos ahí”, manifestó Arguello.

“Estamos reclamando la plataforma continental de Nicaragua que se extiende más allá de 200 millas” dijo Arguello.

Por su parte el diputado Jacinto Suárez valoró que la posición nicaragüense ante la CIJ es muy clara y fuerte jurídicamente hablando.

“La incógnita que surge es el famoso criterio que ocupa la Corte para fallar, que siempre quiere darle algo a cada parte, entonces la incógnita es cuanto le concederá a Colombia”, indicó el legislador.

“En todo caso la delimitación marítima de Nicaragua es una reivindicación que tiene Nicaragua pendiente  desde hace 80 años. Ya no puede ser que nuestros pescadores lleguen al meridiano 82 y que las cañoneras colombianas los saquen de ahí, si esa no es frontera, entonces en  cualquier situación que falle eso va a dar  estabilidad a nuestros mares en el Caribe y a la riqueza que tienen”, explicó Suárez.