Un canal abierto de 280 metros de longitud, de unos 7 metros de ancho y 7 de profundidad fue construido sin autorización de las autoridades con el objetivo de bombear el agua hacia la Finca la Luz donde se regarían unas 160 manzanas de arroz.

A los dueños de la finca, Nicolás Brenes y Jorge Brenes, se les notificó el paro de maquinarias para seguir las excavaciones, a la vez, se les abrió un proceso administrativo, realizándose medidas mitigatorias como reforestar y cerrar el canal.

Norman Gutiérrez, Delegados del Marena en Managua, explicó que “Nosotros procedemos en base a lo que la ley nos indica y tenemos del presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, donde nos ha instruido para que proteger y conservar recursos naturales”.

En el lugar, tras las inspecciones de equipos del Marena y de la Alcaldía de Tipitapa, Procuraduría General de la República y Enacal, se encontraron daños al ecosistema, al suelo, a árboles como guácimo, jenízaro, eucalipto, y a animales que se han visto afectados con la ejecución del canal clandestino.

“Para hacer este tipo de trabajos se necesitan hacer estudios hidrológicos, estudios geológicos, los cuales no fueron realizados, agravando más la situación”, destacó Gutiérrez.

“Cada una de estas entidades del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional van a tomar las medidas y las acciones pertinentes para detener este destrozo”.

Recordó que “Estamos en tiempo de sequía por lo tanto se requiere un nivel de conciencia de la población para que esto nos permita ahorrar el agua, hacer buen uso de esta”.

Por su parte, Noel Cordonero, director de la unidad de gestión ambiental de la Alcaldía de Tipitapa manifestó que “la obra está por debajo del nivel del río, esto hace indicar que hay un impacto negativo, por lo tanto, se les mandó a llamar a los dueños y se les explicaron los daños, las sanciones correctivas y económicas que va a tomar la municipalidad en base a la ley 40-61”.