Las autoridades costarricenses tratan de minimizar el impacto ambiental de la carretera asegurando que se trata de un "simple camino rústico", sin embargo los expertos enfatizan que las verdaderas dimensiones de los daños aún no se han visto.

“Nosotros a eso (al plan de reforestación anunciado por Costa Rica) le llamamos maquillaje ambiental frente al ecocidio”, afirmó Kamilo Lara, presidente del Foro Nacional del Reciclaje (Fonare).

Lara manifestó que lo que ellos como organismo demandan no solo una restauración de los daños “en términos financieros”, sino también la inhabilitación de la carretera en todos aquellos tramos que corre a la orilla del Rio San Juan.

El experto ambientalista, José Millán, fue categórico en señalar que el término “camino rústico”, como Cosa Rica llama a la carretera, simplemente no existe, ya que por sus características se trata de un proyecto de mayores dimensiones.

“Se trata de un camino rural pero cuyas dimensiones de diseño sobrepasan a un camino rural típico, y cuya intervención va mucho más allá de lo que se conoce como un comino rural típico”, explicó.

Millán recordó que desde un inicio se advirtió que el proyecto no tenía ningún tipo de estudio ambiental.

“Se observan muchos rasgos que nos indican que no tiene supervisión topográfica, que no tiene supervisión técnica, e indudablemente estos proyectos que normalmente no se planifican se hace muy difícil prever los impactos de antemano”, sostuvo.

Los esfuerzos por evitar mayores daños en el Rio San Juan han unido tanto a nicaragüenses como a costarricenses. Una de estas voces del lado de Costa Rica es la del ambientalista Alberto Cabezas, Presidente de la Fundación Déjame Vivir en Paz.

Esa organización interpuso en los tribunales costarricenses un recurso de amparo contrario a la carretera. Ello ha conllevado ataques y persecuciones por parte del gobierno tico y los sectores más conservadores de su país.

Aún así, de acuerdo a Cabezas, ellos no han desistido y han logrado que los tribunales de su país desestimaran las escusas de su gobierno y pidieran más información sobre el proyecto.

El ambientalista recordó que ha visto más voluntad de dialogo de parte del gobierno de Nicaragua que del Gobierno de su país en relación al tema del Rio San Juan.

“Esperamos que esto se solucione lo antes posible en beneficio de la paz con Dios y la naturaleza. (El presidente de Nicaragua) Daniel Ortega dijo en su discurso de toma de posesión que está a favor de la paz y en contra de la guerra”, subrayó.