La Casa Blanca evaluará hoy si continuará la militarización de departamentos locales de Policía a raíz de la represión a las protestas en la localidad de Ferguson, tras el asesinato del joven Michael Brown.

El secretario de Justicia, Eric Holder, en un comunicado enviado al diario The New York Times que el despliegue de la fuerza en respuesta a las manifestaciones pacíficas en su mayoría pueden ser contraproducentes.

La Agencia de Logística de la Defensa (DLA, por sus siglas en inglés) transfirió cerca de cinco mil 100 millones de dólares en excedentes, incluyendo armas, vehículos, equipos de oficina, ropa, helicópteros y barcos a las agencias de policía estatales y locales bajo una ley de 1991 destinada a combatir el comercio ilegal de drogas.

Imágenes de policías fuertemente armados disparando gases lacrimógenos y fusiles apuntando a los manifestantes inflamaron el debate sobre estas prácticas.

El pasado 9 de agosto el agente policial Darren Wilson mató de seis tiros al adolescente desarmado de 18 años Michael Brown, hecho que desató una ola de manifestaciones raciales en Ferguson y en otras ciudades del país.