Argentina "se ha comprometido a alcanzar una solución pacífica del conflicto que respete la forma de vida de los isleños (...) Este compromiso está recogido en nuestra Constitución", enfatizó Timerman en un artículo que publicará este sábado el diario londinense The Times.

En el artículo, llamado El Reino Unido debe ponder fin a esta resaca imperial, el canciller argentino señaló que tanto Argentina como la nación europea tienen la "obligación de contribuir a uno de los principales objetivos de la ONU (Organizacipon de las Naciones Unidas): acabar con el colonialismo".

"Vale la pena señalar que de las 16 disputas de soberanía colonial que la ONU está tratando, 10 involucran a Gran Bretaña como la potencia colonial", subrayó.

Timerman recordó que el mandato de la ONU "ratificado por nueve resoluciones posteriores de la Asamblea General y renovado cada año desde el Comité Especial de Descolonización, sigue en vigor y todavía no ha sido implementado debido a la decisión unilateral del Reino Unido".

"Es imperativo que el Reino Unido abandone algunas acciones como incomprensibles ejercicios militares y la explotación de recursos naturales en violación de resoluciones de la ONU, que empeoran la situación en las Islas Malvinas", manifestó.

El titular de la cartera de Exteriores de Argentina destacó que la inmensa mayoría de la comunidad internacional ha manifestado su preocupación por la falta de resolución de las Malvinas.

"Nuestros dos países han sido instados a reanudar negociaciones por los principales órganos regionales (Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Países de Latinoamérica y el Caribe, así como la Organización de Estados Americanos", indicó.

"En el escenario mundial el diálogo entre Argentina y el Reino Unido, en defensa del respeto del derecho internacional, es visto como la mejor solución a los conflictos en todo el mundo¿Por qué no se aplica este principio por Gran Bretaña en las Islas Malvinas?", preguntó Timerman.

La autoridad argentina advirtió que "los desafíos planteados por el siglo XXI para el Reino Unido y Argentina exigen que ambas naciones resuelvan este conflicto colonial que data del siglo 19. Argentina está decidida a resolverlo a través de las conversaciones. Sólo el Reino Unido no se encuentra en la mesa de negociaciones".

Este año se conmemora el trigésimo aniversario de la guerra de las Malvinas que enfrentó al Reino Unido y Argentina por la soberanía de las islas.

La posesión de las Malvinas, en el océano Atlántico sur, a 400 millas marinas de las costas argentinas, está en litigio desde 1833, cuando Reino Unido las ocupó.

Desde 1965, Naciones Unidas considera a las Malvinas como un enclave colonial en territorio argentino y la disputa de soberanía fue motivo de guerra entre ambos países en 1982, dejando un saldo total de 649 militares argentinos muertos, 255 británicos y tres civiles isleños.